El papel jugado por la sociedad vasca

Representantes de los grupos PSE-EE, EAJ-PNV e Irabazi leyeron un escrito ante la celebración del Día de la memoria./FÉLIX MORQUECHO
Representantes de los grupos PSE-EE, EAJ-PNV e Irabazi leyeron un escrito ante la celebración del Día de la memoria. / FÉLIX MORQUECHO

El Día de la memoria se centra en realizar un análisis crítico y «anteponer la solidaridad con todas las víctimas». PSE-EE, EAJ-PNV e Irabazi apoyan un texto de autocrítica y perdón

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Eibar se adelantó a la celebración de Día de la memoria con la lectura de un texto propuesto por la Dirección del Instituto de la memoria, Gogora, apoyado por los grupos PSE-EE, EAJ-PNV e Irabazi, en el que EH Bildu se desmarcó, no participando en el acto, dedicado a recordar a todas las víctimas del terrorismo y de abusos policiales. Bajo el título 'La sociedad vasca: Luces y sombras', el acto estuvo dedicado al «análisis crítico sobre el papel jugado por la sociedad». Desde su inicio hace ocho años, el Día de la memoria se celebra cada 10 de noviembre, fecha elegida por ser la única jornada en el calendario en la que no ha habido personas que han sufrido atentados mortales.

El alcalde Miguel de los Toyos, inició la lectura del escrito, consensuado, señalando que el Día de la memoria 2018 está temáticamente dedicado al análisis crítico sobre el papel jugado por la sociedad vasca en el transcurso de los que se conoce la memoria reciente de los últimos 60 años. «Este análisis ha de tener una de sus referencias fundamentales en la mirada y actitud que nuestra sociedad tuvo en relación a las víctimas del terrorismo y la violencia. En este sentido podemos hablar de sombras y luces».

Proyecciones
Los días 14 y 15 de noviembre tendrán lugar una serie de proyecciones con testimonios de víctimas y familiares, en el salón de Plenos del Ayuntamiento.
Sociedad Civil
El Ayuntamiento piensa abrir un espacio de defensa del diálogo social y de la convivencia.

En esta dirección, Maria Jesús Agirre, de Irabazi, dijo que «en la década de los ochenta y noventa, la sociedad vasca vivió atrapada, coaccionada, conmocionada, silenciosa y silenciada». También expresó que «reconocemos, explícitamente, que, hasta primerosde los 90, en nuestra sociedad llegamos tarde a la causa de las víctimas, a la sensibilidad y a la respuesta que merecían».

Por su parte, Josu Mendicute, de PNV, apuntó que «desde finales de los 80, la respuesta social creció de modo progresivo. Y, en la década de los noventa creció la sensibilización en relación con las víctimas, y a partir de 2000, se ha caracterizado por la construcción de una normativa, institucional y social de protección activa de los derechos de las víctimas», para lo que propuso «un reconocimiento especial» a todas las personas, entidades sociales, movimientos por la paz que «en las más adversas condiciones lucharon para alcanzar la paz».

17 placas petición del PNV

El acto finalizó con las palabras de Arcadio Benítez, del PSE, señalando que «la pedagogía de la memoria que podemos extraer es anteponer a cualquier otra consideración la solidaridad con las víctimas y el compromiso claro e implicado con el valor superior de la dignidad humana, el derecho a la vida y los derechos humanos de todas las personas»

Por su parte, el PNV, remitió un escrito en el que solicitaba a instalación escalonada de 17 placas en los lugares donde estas personas fueron asesinadas, siguiendo un proceso de trabajo con las familias de las víctimas. «Las placas podrían instalarse en el suelo, tal como se ha planteado por Eneko Goia en San Sebastián, siguiendo el ejemplo de los recordatorios de las víctimas del nazismo en Alemania o Austria», plantearon fuentes de EAJ-PNV.

El PNV remitió una lista de las calles en las que se colocarían estas 17 placas, que coinciden con los lugares en el que se cometieron actos mortales o de carácter violento.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos