Más palabras tras la edición del primer libro

Se ha escrito mucho sobre el euskera eibarrés y sus peculiaridades, con obras como las de Toribio Etxebarria y escritos de Juan San Martín, Imanol Laspiur, Serafín Basauri y otros, pero el castellano eibarrés también tiene una especificidad, con unos vocablos que, de inmediato, permiten conocer la procedencia de quien los utiliza. A partir del conocimiento del habla coloquial local, el autor sigue conociendo más palabras gracias a las aportaciones que le fueron dando amplitud de fuentes. En el libro se recogen vocablos como la forma de designar a mujeres de mucho peso en la historia de Eibar, caso de la 'Chominesa' (Josepa Zabala), la 'Chalchesa' (Julia Atxotegi), o la 'Badetesa' (Faustina Bascaran). Otro tanto ocurre con la palabra 'can' (saque de puerta en el fútbol) que fue comentada por Javier Iriondo. Enrique Vidarte aportó con la palabra 'barriquetas', de 'barriketa', charla o murmuración. «Me recordaba Vidarte que está palabra aparecía en el diario de Cristóbal Colón».

Lo que ocurre es que tras la primera edición del libro le han surgido más solicitudes de incluir otras palabras más y a buen seguro seguirá recibiendo otras más que le propondrán sus amigos y otros eibarreses.