La oposición municipal pide el mantenimiento de la plaza de abastos

A. E. EIBAR.

Desde la oposición municipal se criticó todo el proceso que ha llevado a que, desde hace 11 años, el solar de Errebal siga sin un uso. «Desde entonces, pagamos un alquiler de 4.000 euros al mes por el Rialto, lo que suponen más de 500.000 euros durante estos años», expresó Igone Lamarain, de EH Bildu. Así, este grupo recordaba que «en 2009, según el PSE, debido a la crisis económica se rescindió el contrato con SPV Boulevard, y en 2010 se llegó a un acuerdo con la empresa para que el Ayuntamiento pudiese recuperar el suelo. Conclusión, otro 1.500.000 de euros de dinero público a la basura». El grupo aber- tzale apuntaba que «en 2015 se adjudicó la obra a Dragados, pero el PSE admitió una bajada de precio del 40%. Y ahí empezaron más problemas. Se puso una fecha de finalización, septiembre de 2017, pero en noviembre de ese año se nos informa que Dragados no puede finalizar la obra», apuntó Lamarain. En esta dirección, desde EH Bildu abogan «por impulsar el primer sector y el producto local y ofrecer un espacio digno a las personas que resisten precariamente en el Rialto». Por su parte, desde EAJ-PNV inciden en que «la Plaza del Mercado solo será Plaza del Mercado si se permite la continuidad de los puestos», por lo que ha instado a los demás grupos políticos a «comprometerse», además de con las baserritarras, con el mantenimiento de los puestos existentes en la Plaza del Mercado.

Proceso participativo

En este sentido, Josu Mendicute del PNV, señala que «el mandato que tenemos» como resultado del proceso de participación «es que al entrar por la puerta haya una Plaza del Mercado. Yo me comprometo con ese mandato, pero creo que toda la ciudadanía y, sobre todo, las personas que tienen puestos y las que consumen en la Plaza, tienen derecho a saber qué posición tiene cada grupo político al respecto. Es que en la medida que dependa de nuestro grupo, Eibar seguirá teniendo Plaza del Mercado sin desahuciar a ninguno de los puestos actuales», explicó Mendicute.

Al mismo tiempo, denunciaba el portavoz del PNV que «durante dos décadas se ha sometido a la Plaza del Mercado a una muerte lenta y cruel. Errebal y el Mercado de Abastos no necesitan ninguna eutanasia involuntaria; necesitan compromiso, necesitan ilusión». Desde las filas del PSE, Arcadio Benítez destacó que «de acuerdo con los comerciantes se aprobó potenciar Errebal con la construcción de un centro comercial», pero también dijo que «no somos responsables de la crisis del 2008 que generó que infinidad de proyectos se quedasen en la cuneta. Esa grave crisis se llevó por delante a 3 millones de trabajadores en España, y a 15 millones en Europa, y también Errebal, y muchos centros comerciales, con la suerte que no se iniciara en el nuestro, pero por nosotros no se ha perdido un día».

Igualmente, el PSE se responsabilizaba de «reanudar la obra, a sugerencia del PNV, con la segunda y tercera adjudicataria que después no quisieron asumir la construción del centro comercial». Finalmente, los socialistas se «responsabilizan también, a sugerencia de EH Bildu, de poner en marcha un proceso participativo donde se decidió qué hacer en la zona. Así se adjudicó la obra y cuando la empresa que quería hacerlo nos quería chantajear 2 millones de euros decidimos rescindir el contrato, con la pérdida de un año y medio más», finalizó Benítez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos