La oposición municipal critica «la falta de cumplimiento» de los acuerdos del PSE

EH Bildu e Irabazi votaron en contra y el PNV se abstuvo. /  M.A.
EH Bildu e Irabazi votaron en contra y el PNV se abstuvo. / M.A.

Los grupos inclinan el sentido del voto en función del grado de aprobación o no de sus enmiendas

A.E.

Los grupos de la oposición fueron muy criticos con la falta de ejecución de muchos proyectos y el alto grado de incumplimiento de los acuerdos alcanzados a lo largo de los dos últimos años. Así, desde el PNV, Josu Mendicute, criticó la incapacidad de ejecución de acuerdos «una vez que sólo un 51% del presupuesto del 2018 estaba acometido». Para ello, citó un largo listado de proyectos no iniciados como el edificio multiusos de Errebal, San Cristóbal, la urbanización de Mekola, Txonta, la coexistencia de Julián Etxeberria, la carretera de Estaziño, el parque fluvial, el Plan Estratégico de Arrate, o la ampliación de Portalea, entre otros.

Por ello, Mendicute indicó que «no nos ha quedado más remedio que poner encima de la mesa los acuerdos incumplidos, los acuerdos que queremos cumplir si accedemos a la Alcaldía, o los que queremos que estén recogidos en el presupuesto que aspiramos a gestionar, y así lo hemos conseguido».

También recordó la serie de proyectos, por valor de 340.000 euros, que se han incluido en las cuentas gracias a sus enmiendas, con el objetivo de impulsar la economía, «porque queremos ayudar a crear más empresas, ayudar a que crezcan, a que generen más empleo y de más calidad, a que más personas accedan a mejores puestos de trabajo, por más y mejor empleo, por un Eibar para vivir y trabajar, y un Eibar fuerte», destacó Mendicute.

Cuestionan su ejecución

El mismo edil del PNV cuestionó si dentro de las enmiendas aprobadas se adecentaría Rialto, o se recuperaría la capacidad de inversión en infraestructuras rurales, o se impulsaría el desarrollo del Parque Tecnológico, el adecentamiento del frontón de Altzubarren, o se apoyase el proyecto de Hankamotxak Bertso Eskola.

También expuso que «alguno nos ha pregunta '¿para qué pactáis, si no lo van a cumplir?', y nuestra respuesta es que ya sabemos que no lo van a cumplir. Queremos poder cumplirlo nosotros a partir de mayo. Porque no estamos haciendo política como si todo acabara el 26 de mayo. Estamos haciendo política como si todo empezara a partir del 27 de mayo».

Para EH Bildu, «esta vez, creemos que la única vía para dar respuesta a dichas necesidades era la de rehacer el presupuesto de arriba abajo, poniendo en el centro a la ciudadanía», señalaron. En este sentido, afirmaron que «sólo con ver la ejecución del presupuesto de 2018, observamos que el estilo del PSE sigue sin variar. Y el del PNV, que con su sí rotundo, hacen ver que ése también es su estilo. Una de las columnas políticas del PSE son las obras. Existía una larga lista de obras para el 2018, pero muchas de ellas, se han quedado por el camino».

«Gastos desorbitados»

También el grupo abertzale apuntó que «nos preocupa mucho más que la dotación económica para el despliegue del Mapa de Servicios Sociales quede sin invertirse en su totalidad. ¿A dónde se destina ese dinero que recibimos?. Tenemos muy claro además, que ésta no es una preocupación de este PNV que os da oxígeno». Para EH Bildu, el presupuesto de 2019 está compuesto «por gastos desorbitados. ¿Hacéis tan mal las cosas que tenéis que mantener el gasto en propaganda y protocolo para limpiar constantemente vuestra imagen?», señalaba Igone Lamarain

En su enmienda a la totalidad establecía que «uno de los grandes vacíos del PSE, más allá del acuerdo presupuestario PSE-PNV, tenemos que tomar medidas valientes para asegurar el futuro del sector. En la propuesta del PSE, se contemplaban 100.000 euros menos para la mejora de caminos rurales y el PNV presenta una enmienda a su vez de 100.000 euros para recuperar ese recorte. Con estas 'trampas' es muy fácil para el PSE aceptar enmiendas», decían desde EH Bildu.

Desde las filas de Irabazi, María Jesús Agirre, criticó la existencia de una serie de propuestas que no se habían llevado a cabo, como la exsitencia de solares sin actividad, así como la ausencia de proyectos para la rehabilitación de Matxaria, Arane, Ibur Erreka, Barrena que «no dan aspecto de una ciudad cuidada».

También citó algunos puntos en los que era dificultosa la accesibilidad y movilidad (carretera de Arrate, calle Errebal), entre otras iniciativas.