La oposición critica la gestión de los socialistas

A.E. EIBAR.

El EAJ-PNV se mostró crítico con el gobierno y acusó al PSE de realizar «una huida hacia adelante» al aprobar «a salto de mata y con prisas de última hora» un nuevo proyecto para Errebal. «Están tratando de recuperar en escasas semanas los años perdidos con el riesgo de volver a cometer los mismos errores», advierten. «Ausencia de autocrítica, empatía cero hacia las personas afectadas, inexistencia de contactos con baserritarras o puestos de la Plaza, ataques y descalificaciones personales contra la oposición que hace su labor e incertidumbre por el juicio con Dragados no son buenas bases sobre las que proyectar el futuro Errebal», subraya su portavoz, Josu Mendicute. Por todo ello, afirmó que comprende y comparte « el malestar vecinal con una protesta inédita en nuestra ciudad: carteles en ventanas y escaparates muestra de protesta y hartazgo por la situación que a la que se les ha sometido, y que no sabemos hasta cuándo se va a demorar con la existencia de un contencioso». El portavoz de los jeltzales asegura que «lo que nos han hecho con la Plaza de Mercado en Errebal es una auténtica vergüenza y requiere autocrítica». Mendicute recuerda que «el futuro proyecto debe tener sitio para la Plaza de Mercado» y exige que «se deje de jugar de una vez con las expectativas de la gente».

Por su parte, EH Bildu califica «de la mala gestión» la realizada por del PSE con Errebal. Desde que en 2007 decidieron derribar la Plaza del Mercado, los socialistas «siguen dando palos de ciego constantes». La coalición recuerda que «la apuesta del PSE y PNV de construir un macro centro comercial afortunadamente fue rechazada» por la ciudadanía en el proceso participativo impulsado por EH Bildu en 2013. Y exige al PSE que «cumpla con las conclusiones acordadas en dicho proceso», al tiempo que indicanque «pasado 11 años desde que el PSE derribó la Plaza del Mercado de Errebal, las repercusiones están siendo importantes, por la incertidumbre total existente».

Para EH Bildu «está en manos del equipo de Gobierno endurecer los requisitos en la nueva contratación y añadir las cláusulas sociales necesarias. No es de recibo que tras 5 años el PSE comience a trabajarlas ahora». Para ello exigen que el nuevo Errebal asegure «la visibilidad de las baserritarras, con un modelo como el Elikagune de Azpeitia, y ofrezca diversos usos polivalentes», que saldrían de otro proceso participativo.