«La muestra del Museo del Prado logra atraer a todos al arte, pero mucho más a los niños»

Natalie Hickey ofrece sus explicaciones a unos estudiantes de un curso de español para extranjeros./MIKEL ASKASIBAR.
Natalie Hickey ofrece sus explicaciones a unos estudiantes de un curso de español para extranjeros. / MIKEL ASKASIBAR.

La guía de la exposición de Unzaga destaca la gran acogida, participación y aceptación hacia la muestra artística Natalie Hickey Licenciada en Bellas Artes

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Natalie Hickey, licenciada en Bellas Artes, escenógrafa, directora de arte, es la guía que ofrece las explicaciones en la muestra instalada en Unzaga, 'El Museo del Prado en las calles'. La exposición se completa con visitas guiadas todos los lunes, viernes, sábados y domingos, a las 19.30 y a las 20.30 horas; y los martes y miércoles a las 20.30 horas. Asimismo, coordina talleres infantiles sobre 'Las Meninas' y Sorolla, todos los martes y jueves, de 19.00 a 20.10, junto a una gymkana infantil con interacción con la exposición, los miércoles a las 19.00 horas, con el apoyo de la empresa Lekim Animaciones.

-¿Cómo están transcurriendo las jornadas de animación y de guía de esta muestra?

-Trabajo con la empresa Lekin Animaciones, que con ayuda del Ayuntamiento y del comisario Fernando Pérez Suescun, han diseñado las visitas y talleres. Hemos reproducido en 3D el cuadro de 'Las Meninas' y los cuadros de Sorolla, para que los niños los dibujaran después. También se trata de buscar objetos perdidos en los cuadros. Así, los niños conocen y cotillean sobre el arte.

«Comenzamos las visitas con tres personas y después se suman más y más, hasta las veinte»«Teníamos miedo de que la obra al aire libre sufriera alguna gamberrada, pero no ha pasada nada»«La gente es muy abierta y participativa, además de mantener una buena conducta»

-La aceptación está resultando muy notable.

-Está viniendo mucha gente a las visitas guiadas y también hay mucha gente, aunque sea un día de mucho calor, que también pasa por las obras. Está contando con muy buena acogida. Tengo una hora de visita para comentar 53 obras. Lo que hago es un comentario sobre el cuadro, en los aspectos de su origen e incluyo datos históricos o el motivo del encargo. Todo el mundo agradece la visita. Se van muy contentos de haber podido disfrutar el proyecto. Muchas personas hacen preguntas específicas porque han visitado el Museo del Prado y otras muchas no lo han visitado, pero estoy segura de que irán. Yo voy a volver a visitar el Museo del Prado para dedicar más tiempo a ver el arte moderno, que es lo que más me atrae.

-¿Qué media de personas asisten a las visitas?

-Son al atardecer, para que el entorno sea más agradable. Empezamos con tres personas y después se van sumando más y más hasta superar entre las 15 y 20 de media.

-Será difícil explicar un cuadro como 'Las Meninas' en tan poco tiempo.

-¿Y, quiénes son las meninas? Hay mucha gente que piensa que son todos los acompañantes que aparecen cuando son las dos que acompañan a la infanta Margarita, la de la mitad. Se pueden ver bufones que parecen que acompañan a las meninas, cuando son demostración de su existencia en el reinado. Velázquez siempre quiso retratar a las meninas y no a los Reyes. El cuadro de 'Las Meninas' tiene muchas lecturas. Representa una imagen, pero quiere reflejar otra, como los Reyes, que están en el espejo.

- 'La Rendición de Breda' también provocará comentarios.

-Llama la atención cómo en esa época en la que los ganadores de las batallas salen muy crecidos aquí aparecen como compungidos, y por detrás están en plena batalla. El cuadro es una ruptura con la tradicional representación del héroe militar, que solía representarse erguido sobre el derrotado, humillándolo. Se desarrolla, además, sin vanagloria, ni sangre, ni cadáveres.

-¿Cuál es le pintor que más le agrada explicar?

-Me gusta Sorolla porque abre mucho el camino al arte moderno. Estudié Bellas Artes en Italia, vía Erasmus, y he conocido mucha obra italiana que también me gusta

-El estar las obras sin protección da un poco de miedo, ¿no le parece?

-Inicialmente teníamos miedo de que al estar en la calle, al aire libre, alguien atentara o hiciera alguna gamberrada. Salvo algún pequeño dibujo se están respetando las obras. Es un material con vinilo que se protege muy bien.

-¿Algún comentario de la gente le ha sorprendido?

-Una chica, realizando trabajos de escenografía, de nombre Garazi, me dio la explicación del motivo por el que María Tudor aparecía con la flor, símbolo de la familia. Hay gente que ha visitado el Museo del Prado y siempre lanza también algún comentario. La gente es muy abierta y participativa, además de mantener una buena conducta. Aprecio mucho interés en todas las personas, pero especialmente en los niños, que luego explican a otros niños. El arte muchas veces no está cerca y aquí está en plena calle.

-Pasa el tiempo y estas obras siguen perpetuándose como las mejores de la historia.

-Como no existía la fotografía en aquella época, el arte se ocupa de recoger muchos pedazos de nuestra historia, con todos los reyes, además de existir muchos pasajes religiosos. De esta manera conocemos cómo eran los reyes y así se perpetúa su perfección.

-Hay gente que pide que las obras se queden para siempre, en alguna plaza.

-Sí, se oyen esas cosas. El Museo del Prado se abrió gracias a una donación del rey Fernando VII de 300 obras. El edificio del siglo XVIII inicial era para un museo de ciencias naturales. Hoy, en día se contabilizan 8.500 obras, de las que 5.000 son de pintura española y 1.200 de la italiana.

-¿Le ha sorprendido la ausencia de algún cuadro?

-Esta muestra lleva recorriendo diferentes lugares desde 2016, tras su apertura en La Habana. He seguido las explicaciones que ofrece el comisario Fernando Pérez, para guiarme sobre los tiempos que utiliza. En otras muestras he visto, sí, cuadros que no han llegado a Eibar.

-¿Puede explicarnos el porqué de su apellido Hickey?

-Siempre me ha gustado el cine y la televisión y me aficioné a un personaje que tenía muchos problemas y tras sufrir un accidente, gracias a conocer su 'karma', reacciona y comienza a solucionarlos . Lo he adoptado como mi apellido, aunque el real es Garrido.