Un monólogo divertido sobre la vida

'Intensamente azules' es la obra que César Sarachu interpreta con unas gafas de natación, dirigido por Juan Mayorga, Premio Nacional de Teatro./FOTOS ENTRECAJAS PRODUCCIONES
'Intensamente azules' es la obra que César Sarachu interpreta con unas gafas de natación, dirigido por Juan Mayorga, Premio Nacional de Teatro. / FOTOS ENTRECAJAS PRODUCCIONES

La compañía Entrecajas Producciones representa hoy en el Coliseo 'Intensamente Azules'

A.E.EIBAR.

El dramaturgo español Juan Mayorga, Premio Nacional de Teatro y Literatura Dramática, Premio Valle-Inclán, Max al mejor autor en tres ocasiones, y a la mejor adaptación en otra, ymiembro electo de la Real Academia Española, presenta, en el Teatro Coliseo, hoy, su quinto montaje como director. Su representación lleva por título 'Intensamente Azules', monólogo que brota de un germen autobiográfico, cuya inrerpretación corre a cargo de César Sarachu, actor que ha trabajado con grandes de la escena europea como Peter Brook y Simon McBurney. Esta actuación comienza a las 20.30 horas.

El espectáculo, producido por Entrecajas Producciones Teatrales, cuenta además con el diseño de iluminación de Juan Gómez Cornejo, el espacio escénico y vestuario de Alejandro Andújar y la música de Jordi Francés.

Obra
'Intensamente Azules' dirigida por Juan Mayorga, Premio Nacional de Teatro y Literatura Dramática.
Participantes
Este monólogo es interpretado por César Sarachu, que ha trabajado con grandes de la escena europea como Peter Brook y Simon Mc Burney.
Lugar y horario
Se representa, hoy, en el Teatro Coliseo, a las 20.30 horas.

Antes de convertirse en un montaje teatral, 'Intensamente Azules' fue publicado por la editorial La Uña Rota en forma de libro ilustrado con dibujos de Daniel Montero Galán. Fue el reencuentro con el actor César Sarachu, al que Mayorga ya dirigió en Reikiavik, el que motivó al dramaturgo a hacer de este relato un espectáculo que traslada al escenario, con enorme humor y poesía escénica, un peculiar alegato sobre el orden y el desorden de las cosas y sobre la manera que tenemos de observar nuestro mundo cotidiano. Mayorga propone para su quinto montaje como director, siempre de textos propios una historia con «origen autobiográfico», cuenta Cuca Guikén, de Entrecajas Producciones «moviéndose entre la imaginación, los recuerdos, los sueños y la realidad».

Con unas gafas de natación

En sí la obra es una «disparatada y 'quijotesca' metáfora sobre la fascinante aventura de atreverse a mirar el mundo como por primera vez, sobre cómo nos percibimos y cómo percibimos a los demás», señala Guillén. Igualmente, su propio director, Mayorga, cuenta que «el origen de esta obra parte de una Semana Santa, estando con la familia en un pueblo de Andalucía, se me rompieron las gafas», cuenta el dramaturgo, uno de nuestros autores fundamentales y probablemente el más internacional, sobre su quinto montaje como director. «No tenía unas de repuesto, entonces lo que hice fue ponerme las únicas que tenía a mano», una gafas de natación graduadas y, como el título de la obra, intensamente azules. ««Yo hice esto sin ningún afán provocador, simplemente porque no tenía otra forma de no romperme la crisma. Tengo cinco dioptrías en cada ojo», asegura el ganador del Premio Nacional de Teatro, Valle Inclán y varios Max. «Pensaba que esto se iba a resolver rápido. Pasé una semana así, con estas gafas, yendo a los chiringuitos, los bares, el súper o los parques», añade Mayorga, que a partir de las curiosas reacciones de la gente comenzó a elaborar este texto». «El caso es que empecé a moverme con ellas por la casa, lo que sorprendió un poco a mis hijos -a mi mujer no; a ella no le sorprendió nada-, sobre todo cuando salí al supermercado a comprar leche, que hacía falta. Fue en el súper donde me di cuenta de que, tanto como el modo en que yo veía a la gente, cambiaba el modo en que la gente me veía a mí».

Más