«Los ritmos afrocubanos nos han servido para construir el disco»

Walk. El pianista eibarrés Mikel Gaztelurrutia llega al Coliseo con jazz y ritmos afrocubanos./
Walk. El pianista eibarrés Mikel Gaztelurrutia llega al Coliseo con jazz y ritmos afrocubanos.

El Coliseo acoge mañana un concierto de jazz, dentro de la gira de presentación del segundo disco de Mikel Gaztelurrutia

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

El escenario del Teatro Coliseo recibe mañana a uno de esos vecinos que dejaron Eibar para seguir su pasión. Mikel Gaztelurrutia (Eibar, 1970) es un apasionado del jazz y las teclas de su piano dan cuenta de ello. También lo saben sus alumnos en el Conservatorio superior de Navarra donde es profesor de piano jazz. El público del Coliseo tuvo ocasión de escucharle en el año 2007, en uno de los primeros conciertos tras su reapertura, y volvió en 2010. Ahora, con algún deje navarrico al hablar, regresa para presentar su último disco, una propuesta con ritmos afrocubanos en clave de jazz.

-'Walk', su segundo disco.

-Sí, es mi segundo disco como líder. Aunque es un disco nuevo ya estamos con las composiciones de los temas del tercer disco. 'Walk' salió hacia enero de 2017.

«Nos gusta tocar un mismo tema de distintas maneras, lo contrario sería aburrido»

-Cuando hablamos de jazz, ¿hay mucha diferencia del disco al directo por aquello de la improvisación?

-Nos gusta improvisar, nos gusta tocar un mismo tema de distintas maneras. Cuanto más diferentes sean mejor porque eso también nos ayuda a crecer como músicos, y lo contrario sería muy aburrido para nosotros. El alma máter del músico de jazz es la improvisación, decir «esto mismo lo vamos a tocar de una manera, y mañana de otra manera».

-Para eso es necesaria la experiencia del músico, pero también la complicidad entre los que están sobre el escenario.

-Así es. Es importante es que los músicos nos escuchemos y compartamos lo que hemos aprendido y lo que hemos escuchado en nuestras trayectorias. Luego, ocurre como con la química de las personas. Con algunas conectas rápido y bien, y es fantástico cuando esto ocurre.

-¿Con quién viene al Coliseo?

-Voy con Toño del Miguel, que es el contrabajista del disco, y con un batería que se llama Hilario Rodeiro, nacido en Santiago de Compostela y afincado en Donostia. Vamos a ser una formación a trío de piano, contrabajo y batería.

-Pero no hay dos conciertos iguales.

-La verdad es que no. Aunque vamos a presentar el disco vamos a tocar los temas con arreglos diferentes, con improvisaciones distintas. Lo que queremos destacar es la base de ritmos afrocubanos que nos han servido para construir el disco. La música afrocubana siempre me ha interesado. Es un enriquecimiento musical tremendo. En el siglo XVI los españoles y portugueses llevan esclavos a Cuba y allí se juntan personas de lugares de África muy distantes entre sí. Se entabla una relación entre ellos, intercambian sus costumbres pero conocen también las de su amo, y en algunas relaciones más positivas también reciben esa tradición musical europea con el piano... Entonces se forma una riqueza musical rítmica muy variada. Queremos que la gente vea esto, la variedad que ofrece toda esta rítmica. Como músicos de jazz nosotros le vamos a dar ese toque con melodías de jazz, que también son muy coloristas.

-¿Por qué el título 'Walk' (andar)?

-De alguna manera la improvisación es movimiento, los ritmos son movimiento, África siempre ha sido un continente que ha movido mucha gente, y por desgracia hoy en día también, de la manera que todos conocemos. Moverse es algo intrínseco al ser humano, y los vascos también nos movimos en su época, y 'Walk' significa eso. La vida misma es movimiento y es improvisación, las cosas pequeñas y grandes que nos ocurren son eventos, constantemente están ocurriendo cosas y ese movimiento es ritmo, una secuencia rítmica en la vida.

-Es profesor de piano jazz en el Conservatorio superior de Navarra. ¿Qué tal se combina la docencia con una carrera musical como intérprete?

-Se complementa muy bien. Trabajar con gente es un lujo, sobre todo con las nuevas generaciones de veinte, veinticinco o treinta años. Como profesor se aprende mucho, se aprende a tener paciencia, con ellos y con uno mismo. También es curioso ver qué tipo de música le gusta a la gente de esa edad. Tienen una forma de acceder a la música completamente distinta a la que teníamos nosotros a su edad. Todo está en internet, hay un infinito de información. Entonces la cuestión es elegir, de todo eso que tenemos a nuestro alcance apretando un botón hay que hacer una criba y escoger. Lo bueno es que puedes acceder a tantísima información que la gente que tiene curiosidad por el jazz puede conocer diferentes autores, estilos o palos. Y decir jazz es decir música, porque es tan extenso. Todo está en internet, y la música también.

-Tocó por última vez en el Coliseo en 2010, ¿qué recuerdos le trae?

-Siempre me produce unas sensaciones muy buenas. Es un lugar que con la reforma ganó un montón porque es muy acogedor, tiene una acústica muy buena, y luego los técnicos del Coliseo como Manolo y compañía lo hacen todo tan bien que es un lujo, no se puede pedir más. Vamos a disfrutar.

Datos

Concierto
Mikel Gaztelurrutia al piano, con Toño de Miguel al contrabajo e Hilario Rodeiro a la batería.
Cuándo
Mañana, viernes, a las 20.30 horas.
Dónde
Teatro Coliseo.
Entradas
10 euros, 7 euros con tarjeta Coliseoaren laguna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos