Una manifestación recorrió las calles para condenar el atentado de Nueva Zelanda

La manifestación recorrió el domingo las calles del centro de Eibar./
La manifestación recorrió el domingo las calles del centro de Eibar.

Llaman a la «calma» y a la «no venganza», y piden la eliminación «de todo tipo de violencia que asole a la humanidad»

A. E. EIBAR.

La comunidad musulmana de Eibar mostró el domingo su tristeza y repulsa por el último atentado terrorista sobre las mezquitas de la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, que fueron objetivo del peor ataque terrorista en la historia de este país, con 50 personas asesinadas y más de 40 heridos. Este atentado provocó la celebración de una manifestación que recorrió las calles de la localidad armera la noche del domingo, y que contó con la participación de unas 200 personas. «La convocamos en unas horas llamando a diferentes colectivos de Eibar, bajo el lema 'El terrorismo no tiene religión, ni raza', expresó una de las promotoras de la movilización, Hajar Samadi.

Los manifestantes mostraron su preocupación «por toda la violencia que asola a la humanidad, sea de género, terrorista, o de cualquier otro tipo», al tiempo que llamaron «a la calma y firmeza porque nuestros preceptos prohiben la venganza», señaló Samadi. La movilización acogió a muchos colectivos de inmigrantes y mostró su pesar «por la poca presencia de gente autóctona» de Eibar.

En este sentido, Samadi recordó la presencia musulmana en las manifestaciones en Eibar contra los atentados de París. La promotora hizo un llamamiento a la «convivencia en paz» y a la eliminación de mensajes en redes sociales y en las intervenciones de políticos que «crispan esas buenas relaciones existentes entre pueblos diferentes».

Los musulmanes mostraron sus deseos de «intentar vivir su fe», y que se respeten los preceptos del Islam, al tiempo que sufren el horror de los atentados y la mirada de una parte de la sociedad «que ha olvidado que son tan eibarreses como musulmanes».

En esta dirección, recordaron que las víctimas «son afganos, iraquíes, palestinos... Gente de diferentes procedencias, como el autor de los atentados. Son gente que ha ido a Nueva Zelanda a forjarse un futuro mejor. Si los tiros hubieran sido contra los ladrillos de las mezquitas se hubiera reconstruida esta, pero son personas las que han perdido la vida», expresó Samadi.