Jon Maia, guionista y actor de la obra 'Ele!': «No ha habido un día en el que no nos hayamos emocionado»

Maia y la cantaora Ana Salazar unen a los escritores Lorca y Lauaxeta, en la obra 'Ele!'./
Maia y la cantaora Ana Salazar unen a los escritores Lorca y Lauaxeta, en la obra 'Ele!'.

Poetas icónicos como Lorca y Lauxeta quedan unidos en una representación que se podrá ver en el Coliseo

A. E.EIBAR.

Las Jornadas de Teatro cuentan este jueves con la participación del grupo ELE Bizkaia, que pondrá en escena la obra 'Ele!' en el Teatro Coliseo a las 20.30 horas. La representación une a dos poetas icónicos, Lorca y Lauaxeta. Dos autores, cada uno en su cultura a los que la muerte les llegó de la misma forma: fusilados por el franquismo.

El escritor y bertsolari Jon Maia es el responsable del guion de este montaje, dirigido por Josu Kamara, que busca «reivindicar la memoria histórica y ser un canto en favor de la creación artística al servicio del pueblo y la interculturalidad». Sobre el escenario, 'Ele! Lorca-Lauaxeta' coloca a siete artistas. El bertsolari Maia interviene como actor recitativo. Además, la tarima cuenta con la bailaora y cantante Ana Salazar, los bailarines Arkaitz Pascuas y Ángela Carbajo de Lera, y la música en directo del trío Flamenkizatu, que incluye a Jesús Prieto 'Pitti' a la guitarra y a Gorka Hermosa al acordeón. 'Tierra', 'Encuentro', 'Muerte' y 'Vida' son los cuatro actos de este espectáculo. El trabajo se ha financiado con ayuda de las microdonaciones -crowdfunding- por medio de Internet.

-¿Cómo ha funcionado la obra en estos dos años de representaciones?

-Llevamos dos años con esta obra. Hemos realizado 17 funciones. Ha sido un recorrido muy emocionante. No ha habido un día en el que no nos hayamos emocionado por la respuesta del público y lo que hemos sentido nosotros. Siento pena porque no se haya visto en sitios que yo quería.

-¿Por ejemplo?

-En Andalucía, si hablamos del Estado español, pero también en Bilbao y en Gasteiz. Tengo esa espinita, porque la crítica la ha elogiado allí donde se ha representado. Ha funcionado muy bien. No solo cuantitativamente, sino por los efectos que genera en el espectador. Los que vengan no van a salir igual que cuando entraron en la función.

-¿Cuáles fueron los motivos que le llevaron a fusionar en un guion a Lorca y a Lauaxeta?

-A Lorca lo conocía desde mucho tiempo atrás. A Lauaxeta más tarde. Son autores que me impactan por diferentes motivos. Lorca me gusta cómo recoge la sabiduría y la literatura popular, cómo recoge los signos y los enfunde en una magia junto a unos valores universales que le han llevado a tener fama internacional. Cabe recordar que en un plazo de un año, en los comienzos de la dictadura franquista, los dos fueron fusilados. Uno por los valores republicanos y otro por la defensa del autogobierno. Los dos murieron jóvenes, en la lucha por la libertad. De Lauaxeta me gusta su postura ante la vida. Hizo un autorretatro de sí mismo antes de ser fusilado en Vitoria y trató de sentir el momento que él vivió antes del fusilamiento.

-¿Cómo se fusiona todo ello en un guion?

-Con la palabra, la danza, con música en directo, imágenes y teatro, se ha tratado de establecer la conjunción de los valores humanos que salvan las diferencias culturales y demuestra así que pueblos muy alejados, e incluso a veces enfrentados, pueden coincidir en los pilares esenciales de la humanidad. Por ello, no hace falta saber euskera para seguir esta obra.

-En la vida real, ¿consiguieron encontrarse Lorca y Lauaxeta?

-Lauaxeta trata de acercarse a Lorca con la traducción de sus poemas al euskera vizcaíno. De hecho, intentó encontrarse con él. No me he inventado nada.

-Supongo que la fusión de autores está motivada también para unir las culturas de los pueblos.

-Principalmente, con esta fusión me he planteado el objetivo de contribuir a la convivencia de dos identidades tan distintas como lo son la vasca y la andaluza. De ahí que la obra esté muy conectada a que algunos autores de la generación, entre los que pueden contarse al mismo Lorca, proponen incluso a partir de 1931 el acercamiento de la poesía a la realidad política y social, acercamiento que los dos autores defenderán con especial vehemencia.

-¿La tradición oral, en ambos autores, es la base de sus obras?

-Mostramos también la conexión manifiesta entre autores, una vez que ambos defendieron con rotundidad la relación y el compromiso del arte contemporáneo, de la creación artística con la cultura popular de su entorno. Situaban la personalidad del pueblo no en la lengua, sino en la tradición oral. Adquiere por tanto centralidad en su proceso creativo la asimilación de la poesía tradicional como elemento clave de la nueva poética.

-¿Cuál es la enseñanza más importante que se puede extraer?

-El guion trata de aportar una conclusión final. Dejamos a un lado a Lorca y Lauaxeta y trato de conseguir que la obra haga una aportación al momento y a la convivencia actual que supere el pasado y consiga otros paradigmas que nos permitan dar otro ejemplo de los valores que Lauaxeta expresaba y que no hemos podido desarrollar yo creo en Euskal Herria.

-Seguro que a partir de ahora surgen nuevos proyectos.

-Me ha abierto los ojos llevar a cabo esta obra. He conocido a grandes profesionales que desconocía. Soy bertsolari y también escribo, hago documentales y sinceramente me ha dado ganas de acometer otros proyectos pese a no proceder del teatro. Considero que es importante dar vida después de muertos a una serie de autores que expresan valores universales que no dejan indiferente a nadie y además, mediante obras como esta o de la mano de otro tipo de trabajos.

JORNADAS DE TEATRO

Este jueves 21 de marzo
en el teatro Coliseo, a las 20.30 horas, se representa la obra 'Ele!', del grupo ELE Bizkaia.
Textos
De Federico García Lorca y Estepan Urkiaga (Lauaxeta). La obra ofrece poemas románticos y mucha emoción. Ambos lucharon contra la dictadura franquista y murieron fusilados en el plazo de un año.
Intérpretes
La cantaora Ana Salazar y el bertsolari Jon Maia, con música en directo de Gorka Hermosa al acordeón y Jesús Prieto 'Pitti' a la guitarra.