Ianire Estébanez: «Necesitamos muchas personas en la red respondiendo en positivo»

Ponente. Ianire Estébanez estará hoy en Eibar./MICHELENA
Ponente. Ianire Estébanez estará hoy en Eibar. / MICHELENA

Las redes sociales y las relaciones centran la charla-monólogo que ofrece hoy en Portalea la autora de 'Mi novio me controla...'

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

Internet ofrece un escenario radicalmente distinto al de décadas precedentes en el terreno de las relaciones sociales, incluso las más íntimas. Estas herramientas de contacto se pueden convertir en un arma peligrosa si se cargan de malas intenciones, y tienen además unas consecuencias difíciles de borrar. Estos temas son los que tratará hoy Ianire Estébanez, psicóloga y autora del blog 'Mi novio me controla...' en un monólogo con un punto teatralizado que trata de poner un punto de humor a lo que nos pasa en las redes, «y haciendo un análisis crítico», apunta.

-¿Cuál es el contenido de esta cita?

-Vamos a hablar de cosas que tienen que ver con la conectividad, con la inmediatez de las redes sociales, con creernos cualquier cosa y difundirlo antes de haber comprobado si es verdad o no, los bulos, las mentiras y formas de violencia que nos pasan desapercibidas pero que tenemos muy normalizadas.

-¿A qué tipo de violencias se refiere?

-Una sería el control, algo que se ve mucho en las relaciones. Como psicóloga me encuentro parejas que me dicen «nos tenemos que bloquear en WhatsApp, porque me paso el día viendo si está en línea, a qué hora se ha conectado, si estaría hablando con su ex...». También vamos a hablar del ciberacoso, y de cómo a veces difundimos sin pensar cosas que tienen una repercusión muy importante. En este tema hablo de lo que significa ser acosada en las redes, que la gente esté distribuyendo fotos tuyas sin saber quién eres o en qué contexto se han hecho esas fotos, desde una falta de consentimiento absoluto. Cosas que no pensábamos se pueden hacer virales y hay una persona detrás que está sufriendo. Eso no lo vemos tan fácil en el mundo de la red.

-¿Tanto ha cambiado la forma de relacionarnos desde que tenemos internet en la palma de la mano?

-Muchas de las cosas que se ven en las redes ya nos pasaban, pero tal vez no quedaban tan marcadas y las olvidábamos. Había una pelea, un insulto, pero al día siguiente pasaba otra cosa y lo anterior quedaba en el olvido. Lo que tiene la red es una permanencia por la que el insulto, el conflicto, queda ahí. Quienes viven una situación de ciberacoso dicen que lo viven repetido porque está ahí, tiene el añadido de la humillación porque lo puede ver cualquiera. Un insulto en casa me afecta a nivel personal y emocional, pero cuando ese insulto se hace en las redes tiene un elemento público, es social, me está insultado delante de toda esta gente, incluso sin saber delante de cuánta gente lo está haciendo. Muchas veces me preguntan si WhatsApp rompe parejas...

-¿Y?

-No es que las redes estén cambiando cómo nos relacionamos, sino que nuestras formas de relacionarnos son muchas veces posesivas, de no respetar el tiempo o el espacio de la otra persona, de tomarnos las cosas de una forma malinterpretada sin preguntar antes, y lo que hace WhatsApp es visibilizar todo eso.

-¿Una persona controladora tiene más herramientas ahora?

-Sí. Las redes como tal son una herramienta que puede facilitar esa vigilancia. Pero a mí me gusta enfocarme en que la raíz de ese problema no la tiene la herramienta en sí, sino que la tiene la mente que está detrás. Las redes son una herramienta que se puede usar muy bien o muy mal, igual que un cuchillo, que sirve para cocinar o para hacer daño.

Datos

Qué
'¿Nos enredamos? Viviendo en las redes sociales'.
Quién
Ianire Estébanez, psicóloga.
Cuándo
Hoy a las 18.00 horas.
Dónde
Salón de actos de la casa de cultura Portalea.
Organiza
Mesa de la Mujer y servicio de Igualdad del Ayuntamiento, dentro de la programación del 25 de noviembre, Día contra la violencia machista. Entrada libre.

-Al hablar de redes sociales y relaciones tendemos a pensar en gente muy joven, pero, ¿es cosa solo de adolescentes?

-Es un matiz interesante porque a mí me choca que hablamos de cosas que les pasan a los adolescentes «porque están tan enganchados al móvil...». Es verdad que la gente adolescente tiene una normalización muy grande del control, y que tienen un uso muy frecuente y masivo de las redes, pero eso no significa que a las personas adultas no nos pase. La adolescencia es un reflejo de lo que creamos, no inventan cosas demasiado nuevas sino que reproducen lo que les hemos enseñado. Me encuentro con chavales de doce o trece años que están viviendo un control por parte de su familia, «mi madre me dice que le mande una foto de dónde estoy». Lo hacen pensando que les están protegiendo y yo lo entiendo desde ahí, pero eso puede hacer que lo normalicen en las relaciones como una forma de cuidado, una forma de querer. Además, tenemos jóvenes que se quejan de que su padre o su madre no les hacen caso porque están respondiendo al momento los mensajes del móvil. Serán del trabajo o de grupos de WhatsApp, pero lo que ve el hijo es que no se le presta atención, y eso tiene consecuencias.

-¿Nos falta formación o nos sobran estímulos con tantas pantallas y plataformas?

-Hay una interconectividad y una inmediatez que a veces no nos permite ver las consecuencias de lo que hacemos. Hacemos muchas cosas desde la emoción del momento: estoy enfadada y respondo con rabia, o estoy tan enamorada que no pienso en lo que puede pasar en dos días. Las redes nos muestran lo irregulares que somos y las incongruencias que tenemos, y además son muy castigadoras en ese sentido. Yo sí creo que a día de hoy muchas de las problemáticas sociales que vivimos tienen una presencia en internet. Por eso hay violencias que son sociales, relacionadas con el machismo o con el racismo por ejemplo. Tenemos que darle una vuelta a cómo nos relacionamos y a cómo nos relacionamos en las redes. No solo hay que saber usar un móvil y a qué botón darle, sino que hay que aprender lo que significa el respeto al tiempo de la otra persona, las consecuencias de las cosas que decimos, qué supone mentir, qué implica no pedir permiso antes de compartir algo de alguien...

-Al aprender a relacionarnos, ¿el mensaje para la gente joven de hoy sería el mismo de hace veinte años?

-El mensaje de raíz es similar, es respetar la individualidad y la diferencia de cómo somos cada una de nosotras y aprender a relacionarnos con la otra persona, sin colocarnos por encima ni por debajo, sino como una persona igual que tiene que tener su espacio y respetar el espacio de la otra. Pero en el contenido concreto sí tenemos que hablar hoy en día de que las redes sociales no son absolutamente todo, y no podemos estar exigiendo a nuestra pareja que nos demuestre cosas, que elimine amigos porque yo lo estoy viviendo con celos.

-'¿Nos enredamos?' es el título de la charla, ¿cuál es la respuesta?

-Hay que estar en la red. No tenemos que marcharnos pero hay que crear una red que sea respetuosa. Tenemos que construir una red donde una pueda ser una misma sin que nadie le insulte. Necesitamos a muchas personas que estén en ella respondiendo en positivo. Algo que ocurre en el ciberacoso es que lo está viendo un montón de gente, y ocurren dos cosas: o bien lo compartimos y nos reímos, o bien nos callamos porque nos resulta violento. Pero lo que menos hay son reacciones de apoyo a la persona que lo está pasando mal.

 

Fotos

Vídeos