«Estamos haciendo algo mal»

Idoya Sarasketa, presidenta de Servicios Sociales, y el concejal del PSE Arcadio Benítez, apuntaron que «se ha hecho un profundo trabajo desde el Ayuntamiento con el Plan. Somos una herramienta, pero necesitamos una acción conjunta entre Administración, colectivos, familias y educadores. Si tomamos medidas tenemos que hacerlo con todos por igual, sea el Sagardo Eguna, el concurso de gin-tonics... pero no podemos suspender las fiestas porque todos podemos tomar una consumición y no ser adictos. Es muy diferente un consumo responsable de una adicción», decían los ediles socialistas. El portavoz de EH Bildu, Gorka Errasti, decía en el Pleno que «estamos haciendo algo mal por mucho Plan que redactemos. Poco 'fardamos' de la rica oferta cultural que tenemos, pero mucho del 'ambiente' y del 'poteo'». En este sentido, indica EH Bildu que «se tiene que trabajar con otras áreas y personal técnico en coordinación y de forma transversal, y desde la perspectiva de género». En esta dirección, «no puede ser el servicio de adicciones a la ciudadanía la dirección de esta problemática y sí debe existir coordinación entre Servicios y Kultura, ya que corremos el riesgo de contradecirnos e ir contra los objetivos del Plan», señalaba Errasti. La edil de EAJ-PNV, Mertxe Gárate, dijo que «han pasado 26 años de la puesta en marcha de estos planes y se demuestra que la incidencia de resolución es casi nula. Es difícil cumplir los objetivos, pero el Ayuntamiento tiene que ser garante de todo ello, no sólo con pegatinas y campañas anti-alcohol. No podemos aprobar este Plan y conceder subvenciones que fomentan adicciones. Tenemos que trabajar la prevención y la coherencia». Maria Jesús Agirre, de Irabazi, mostró su preocupación por los consumos en la calle y dijo que «muchas actividades tienen su relación con el alcohol. Veo las calles atestadas de padres y madres consumiendo alcohol a pocos metros de sus hijos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos