'Guajiros', plato fuerte del Mayo Fotográfico

Alba expone en Portalea su colección 'Guajiros'. / ASKASIBAR
Alba expone en Portalea su colección 'Guajiros'. / ASKASIBAR

La exposición del fotógrafo Juan Miguel Alba llena Portalea con los paisajes y la gente del valle cubano de Viñales

A.E. EIBAR.

Una de las exposiciones del Mayo Fotográfico que será difícil de olvidar es 'Guajiros', del fotógrafo malagueño Juan Miguel Alba Molina (1955) que expone 80 fotografías en Portalea. El término 'guajiro' proviene de la Guerra de la Independencia de 1895 cuando los campesinos cubanos se unieron a las tropas libertadoras; los americanos les llamaban 'war héroes' (héroes de guerra) que al oído de los cubanos era 'guajiro'.

Estos campesinos cubanos todavía sobreviven en el valle de Viñales, en los alrededores de Pinar del Río. El proyecto fotográfico de Alba recoge la Cuba campesina desde 1999 hasta 2017, de una punta a la otra de la Isla, desde Baracoa, pasando por Santiago de Cuba y sus alrededores hasta el Valle de Viñales, la gran zona campesina de la isla, productores del tabaco, caña de azúcar, frijoles, malanga, mangos, fruta bomba...

De la Cuba de Fidel a la transición de su hermano Raúl y finalizando en la Cuba de Miguel Díaz-Canel, su actual presidente, han pasado muchas cosas. Pero, lo que era bella naturaleza y paisajes ahora son unas instalaciones turísticas que no gustan nada a Alba. «Dedico mi trabajo a todos los guajiros de Cuba», señalaba en la exposición abierta en Portalea. En su intervención dio cuenta de todos los pasos dados por su ingente obra. «M primer contacto con la Cuba guajira fue en el primer viaje de 1999, mi chofer Abilio nos llevó un día a realizar la 'visita turística', a los Mogotes, Mural de la Prehistoria, Viñales y comer en un paladar clandestino (casa de comidas), la casa de Nora y Luis. Aquello me supo a poco y me dejó con ganas de visitarlo con más tiempo y tranquilidad, así que al siguiente año le dije a Abilio que teníamos que repetirlo. Así, que fuimos solos, pero ya parando por todos los lugares del camino que me resultaban interesantes».

Muchos viajes

A partir de ahí este fotógrafo que ha sido Premio Nacional de Fotografía y fundador del Grupo Fotográfico Aula 7, llevó a cabo las primeras instantáneas cubanas. Pero aquél primer viaje le marcó notablemente. Y a partir de ahí se sucieron otros. «Hasta 2004 no volví por la zona, pero después cuando le di más importancia al lugar y decidí que allí había material y había que dedicarle más tiempo, por lo que en 2005, 2006, 2007 y 2008 fue mi centro neurálgico y pasé allí la mayor parte de mi estancia en Cuba recorriendo muchas zonas del valle de Viñales, Pinar del Río, San Cayetano, Santa Lucía, San Luis, Hacienda Robaina, Puerto Esperanza... En 2005 conocí a Guillermo Seijó que me llevó en muchos recorridos por el valle y fue un valor importante en mi trabajo. Era un aprendiz de fotógrafo que con gran entusiasmo supo pegarse a todos los fotógrafos de cualquier país que visitaban la zona, algunos de gran prestigio internacional, y hoy día organiza sus propios tours fotográficos y publica y vende fotos de la zona».

«Quedé muy tocado»

Los viajes se fueron sucediendo más y más. «En 2008 me fui cargado de medicinas, ropa y una cantidad de dinero recaudado de unas fotos que había vendido con el destino de ayudar a los damnificados por los huracanes 'Gustav' y 'Ike' que habían asolado esa zona de Cuba. Tras ese viaje quedé muy tocado, después de casi diez años todo seguía igual, los mismos problemas, las mismas carencias, era complicado ayudar a todo el mundo. Estuve siete años sin volver por Cuba». Posteriormente, en 2015 decidió emprender un nuevo viaje centrado en su proyecto sobre los guajiros y pasó en Viñales prácticamente casi todo el tiempo. «Fue el viaje más productivo de todos y le di un nuevo enfoque a las imágenes completando temas que tenía pendientes. Volví en 2016, esta vez acompañado de un grupo de mis alumnos en un viaje fotográfico, y aproveché para realizar algunas imágenes que añadí al proyecto, como las de la carbonería de Pupi, que hasta ahora no había fotografiado, para reflejar todo el proceso completo del carbón».

Más