Goruntz dice adiós al canto

Una de las últimas formaciones del coro Goruntz actuando en la parroquia. / FÉLIX MORQUECHO
Una de las últimas formaciones del coro Goruntz actuando en la parroquia. / FÉLIX MORQUECHO

La ausencia de coralistas y la falta de relevo generacional llevan a su desaparición | El coro de voces blancas ofrecerá su última actuación mañana en la misa de la parroquia San Salvador de Amaña

A.E. EIBAR.

Tras una andadura de más de 25 años, el coro de voces blancas Goruntz se despedirá de su actividad coral mañana domingo 1 de julio en la Parroquia de San Salvador de Amaña, con la participación en la misa que venía siendo tradicional. El coro ha querido poner punto final a su trayectoria musical participando, como ha hecho desde hace más de dos décadas, en la misa homenaje a los difuntos del barrio de Amaña. La ausencia de componentes y la falta de relevo generacional son las principales causas de la retirada del Coro del panorama cultural eibarrés.

No obstante, sus inicios fueron ilusionantes. En el año 1992 un grupo de mujeres sin estudios musicales pero con una gran afición al canto se unieron para formar un coro. Bajo la dirección de Angela Zabaleta, una excomponente del Coro Maitea, aprendieron técnica vocal, a empastar las voces y así surgió el Goruntz.

El repertorio que han cantado abarcaba tanto la música sacra y el folklore vasco como las habaneras, con un especial cariño para los autores vascos.

El coro viajó a diferentes países llegando a cantar en la Catedral de San Patricio de Nueva York

Comprometidas siempre con la difusión de la música vasca, el Goruntz ha viajado por gran parte de Europa, llegando a cantar en la Catedral de San Patricio de Nueva York, la más importante de la América católica.

Sin descuidar su entorno más inmediato, en Eibar ha acompañado en diversas celebraciones y actos culturales, acudiendo fielmente a sus citas anuales con las parroquias eibarresas así como con la Cofradía del Bakalao o la Sociedad Femenina Goi-Argi. «Nos sentimos muy orgullosas de lo que hemos logrado a lo largo de estos años; llevar el canto y la música de Euskal Herria que tanto queremos por todos los lugares donde hemos estado», expresaba su directora Lorea Ojanguren. El coro ha sido también una agrupación que ha formado muchas coralistas que no piensan dejar la canción y que ya se han integrado en otros coros para mantener la afición.

Según incidió su última directora, Ojanguren, «nos despedimos con pena, sí, pero también contentas por lo lejos que hemos llegado y por todo lo que gracias al canto hemos conseguido».

Muchos agradecimientos

En este sentido, desde Goruntz querían agradecer «a todas las componentes que formaron parte de nuestra andadura musical», así como a los y las directoras que, «a lo largo de estos años, nos enseñaron y nos guiaron»; Pedro Palacín, Ander Simal, MªJesús Aguirre, y desde 2011, Lorea Ojanguren.

También guardan un recuerdo especial al gran tenor eibarrés José Ramón Orozco,desgraciadamente ya desaparecido, «pero al que le queremos mencionar especialmente por lo mucho que siempre nos animó a continuar con nuestra labor». Otro tanto quieren agradecer al Padre José Munitiz que «ha sido nuestro guía y enlace por toda Europa y a todos los que nos han acompañado en nuestros viajes».

Y también mencionan al departamento de Cultura y al Ayuntamiento de Eibar por su apoyo constante para nuestros proyectos. «Para ellos y para todos extendemos una invitación para este domingo en San Salvador de Amaña donde podrán escucharnos por última vez».

Finalmente, Ojanguren se despedía con un «ojalá, en un futuro, otro grupo de mujeres coja el testigo y vuelva un nuevo Goruntz. Algo difícil, sí, pero no imposible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos