Los galardones Iñaki Goenaga se otorgaron a la 'Uni' y a Teknimap

Profesores de la 'Uni' recibieron el reconocimiento del Premio Iñaki Goenaga.
/FOTOS MIKEL ASKASIBAR
Profesores de la 'Uni' recibieron el reconocimiento del Premio Iñaki Goenaga. / FOTOS MIKEL ASKASIBAR

Cumplen 50 y 25 años, respectivamente, de su puesta en marcha, y se les reconoció por su contribución al entorno

A. E. EIBAR.

La Universidad Laboral de Eibar y la empresa Teknimap recibieron los galardones Iñaki Goenaga en el transcurso de la entrega de los Premios Toribio Etxebarria, en reconocimiento a la contribución realizada a nuestro entorno. El diploma de la 'Uni' fue recogido por José Ignacio San Martín Díaz, profesor de la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa y miembro de la Comisión para el 50 Aniversario que cumple este centro.

Los organizadores del evento quisieron reconocer «especialmente la contribución de la 'Uni' a lo largo de todos estos años en el capital humano específicamente formado para nuestro entorno industrial, ya que la mayoría de las empresas del entorno de Eibar, Ermua, Elgoibar y Durango tienen en sus plantillas ingenieros y técnicos que han sido formados en este centro, así como su capacidad de ir adaptándose a los cambios y demandas económico-sociales, generando programas formativos en líneas estratégicas para Euskadi, el desarrollo energético sostenible, su compromiso con los valores sociales, la investigación en técnicas avanzadas y la innovación».

El centro formativo eibarrés inició su primer curso académico el día 12 de octubre de 1968, siendo inaugurado el 17 de diciembre de ese mismo año. Fue el primer Centro del Sistema de Universidades Laborales en el País Vasco. Tenía una capacidad para 1.100 alumnos -900 de ellos en régimen de internado-, contando para ello con tres edificios residenciales -Gorbea, Urkiola y Jaizkibel- y un edificio docente.

Se valoró de Teknimap «su visión para abordar soluciones de medio ambiente hace 25 años»Las alianzas con firmas europeas le han permitido a Teknimap ofrecer más solucionesLa mayoría de las empresas tienen en sus plantillas ingenieros y técnicos de la 'Uni'El Grado de Energías Renovables del centro eibarrés goza de prestigio en la industria

En sus inicios se impartían estudios de Bachillerato, Bachillerato Técnico Superior e Ingeniería Técnica en las especialidades de Máquinas Eléctricas y Electrónica Industrial, además del Curso Preparatorio para los estudios de Ingeniería Técnica. A lo largo de los años fue incorporando las enseñanzas de Bachillerato y varias especialidades de Formación Profesional.

Tres ámbitos docentes

Actualmente, la Universidad Laboral de Eibar está constituida por tres ámbitos docentes: el Centro Residencial; el Instituto de Enseñanza Secundaria IES UNI Eibar-Ermua, que imparte Bachillerato en Ciencia y Tecnología, Ciclos de Grado Medio, Superior y Formación dual; y la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa en Eibar, en la que a partir del 6 de septiembre de 2011 comenzó a impartirse el Grado en Ingeniería de Energías Renovables.

Este Grado es único en todo el Estado y goza de gran prestigio en el ámbito de la formación energética sostenible. Su objetivo es formar profesionales interdisciplinares con conocimientos sólidos en las asignaturas básicas y comunes de la ingeniería industrial y en las tecnologías específicas de las energías renovables.

Según la organización de los premios, «en este contexto, cabe destacar que los centros docentes que constituyen la Universidad Laboral de Eibar mantienen estrechas relaciones con los Centros de Investigación del País Vasco, agentes de desarrollo local y empresas referentes como Iberdrola, Gamesa, Endesa, empresas del Grupo Mondragón, Acciona y la mayor parte de compañías de las comarcas del Bajo Deba».

Vocación industrial

Por parte de Teknimap, la distinción fue recogida por Felipe Guisasola Ron, que mostró su satisfacción por recibir este premio. «Estamos orgullosos como eibarreses de haber fundado esta empresa en Eibar y de recibir un premio de la importancia y prestigio con el que cuenta, en el exterior».

Guisasola, fundador de esta empresa en 1993 de la mano de Mapfre y Tekniker, se planteó como primer objetivo «dar un servicio de elevado contenido técnico a la industria y a la sociedad en general en materia de medio ambiente». Así, fue la primera firma que surgió del departamento de Promoción Empresarial de Debegesa, germen iniciador del actual BIC Gipuzkoa.

Teknimap inició su actividad en Eibar, ciudad en la que ha tenido su sede durante sus 25 años de existencia y de cuyo entorno procede la mayor parte de su equipo de trabajo. Dedicada a aportar soluciones a las organizaciones a las que presta sus servicios en el ámbito de la consultoría, inspección y vigilancia ambiental, su misión es transformar el conocimiento medioambiental en valor para beneficio de sus clientes, accionistas, trabajadores y para la sociedad en general. En este sentido, la compañía armera tiene una clara vocación industrial con el compromiso de la mejora del comportamiento medioambiental de las organizaciones para las que trabaja.

Consciente del elevado grado de especialización que requiere aportar un adecuado servicio técnico en el campo ambiental -en constante evolución y con un amplio y continuo desarrollo normativo-, decidió basar su estrategia de crecimiento en el establecimiento de alianzas estables. Este método ha situado a esta fima como una empresa única en su sector en el ámbito del País Vasco, pues le permite tener una visión general de la problemática ambiental de la industria y, a su vez, contar con un equipo especializado en áreas ambientales concretas.

En cuanto a sus alianzas, el grupo holandés Odournet convirtió a Teknimap en la única empresa con sede en el País Vasco con capacidad para efectuar estudios olfatométricos -de olores- y aportar conocimiento para su solución.

Otras firmas como Talantia posibilitan el desarrollo de actuaciones de remediación en suelos contaminados. Por su parte, con Ecodesign Company, una empresa austríaca, se abordan proyectos de Ecodiseño para la industria, aportando el conocimiento para facilitar la toma de decisiones en actuaciones dirigidas hacia la Economía Circular. Su unión con Axioma y Sondar permitieron a Teknimap poder ofrecer también a la industria el abanico completo en el marco de la inspección ambiental acreditada.

La filosofía de la empresa, tal como señalaron en el acto, era «Orgullosos de nuestros orígenes, comprometidos con el futuro».

Innovación constante

Los organizadores señalaron que querían «reconocer la visión que hace 25 años tuvieron los promotores del proyecto de la importancia del Medio Ambiente para el entorno industrial no solo a nivel de cumplimiento de normativa, sino a todos los avances que esto conlleva en la calidad de vida de las personas». Finalmente, se valoró sobre Teknimap «el cuidado exquisito de las personas, de su organización y de sus proveedores y clientes, valores colaborativos que le han permitido innovar de forma constante ofertando servicios de alto valor añadido». Felicidades a ambas instituciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos