Un 4,25% de las familias tienen problemas para calentar sus casas

El de la energía supone para las familias uno de sus mayores gastos a lo largo del año. / FÉLIX MORQUECHO
El de la energía supone para las familias uno de sus mayores gastos a lo largo del año. / FÉLIX MORQUECHO

La Escuela de Ingeniería de Energías Renovables ha recabado datos sobre pobreza energética en la comarca |

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

Un 4,25% de las familias de la comarca de Debabarrena no puede mantener una temperatura adecuada durante los meses fríos, según los datos que ha podido extraer la Escuela de Ingeniería de Energías Renovables de los Estudios de Pobreza Energética en Gipuzkoa del año 2016. El centro eibarrés ha concluido que un 4,14 % tenía problemas, incluso, para pagar sus facturas a proveedores.

La pobreza energética puede definirse como la problemática que sufren los hogares que se declaran incapaces de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas o cuando se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de su vivienda.

Un aspecto que ha podido recoger el centro eibarrés es si las casas padecen goteras en el techo, humedades en las paredes, en el suelo, en los cimientos, o en los marcos de las ventanas, o si las puertas o suelo estaban podridos. En este caso, por las contestaciones realizadas, a nivel de Eibar, se comprobaba que un 21,85 por ciento tenía algún problema al respecto. «No es un dato que pueda relacionarse directamente en situaciones de pobreza energética, pero nos ha parecido significativo», señalaba la directora de la Escuela de Ingeniería, Oihana Aristondo que mostraba su interés por realizar un estudio de renta y su comparación con la pobreza energética. Sobre este dato hay que partir de que nuestra comarca es la que presenta una antigüedad media mayor en sus viviendas, con 43,2 años.

En Gipuzkoa, el 19,2% de la población se encuentra en una situación de vulnerabilidad, en la que sus ingresos son insuficientes para hacer frente a los gastos de la factura de la luz y del gas. Recientemente, la Fundación Eguía-Careaga SiiS para el Departamento foral de Medio Ambiente y Obra Hidráulicas presentó otro del 2017, en una jornada sobre pobreza y vulnerabilidad energética en Gipuzkoa, con datos similares a los que trabaja la Escuela de Ingeniería de Eibar.

Cabe reseñar que durante 2017, la energía constituyó el subgrupo de precios, dentro de los gastos generales en un hogar, que experimentó un mayor aumento. Su variación anual fue del 8,3% en un contexto en el que el IPC se incrementó en un 2%. Y aunque ha crecido el gasto en electricidad, gas y otros carburantes, su consumo ha ido disminuyendo en los últimos diez años, tanto en términos absolutos como por habitante.

En edificios de Eibar

Por otro lado, hace tiempo que Eibar toma medidas para reducir el consumo eléctrico en la ciudad. Entre las medidas que se han adoptado están la compra de un vehículo híbrido, la bicicleta eléctrica y el alumbrado público de tipo LED. Además, se han instalado sistemas de telegestión en los cuadros del alumbrado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos