Eibarreses de todo el mundo

La comida tuvo un gran protagonismo en la fiesta, y los participantes pusieron mucho empeño en mostrar sus platos más típicos. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO
La comida tuvo un gran protagonismo en la fiesta, y los participantes pusieron mucho empeño en mostrar sus platos más típicos. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO

Unzaga acogió ayer un encuentro intercultural en el que participaron vecinos de todos los orígenes en torno a la música, el baile y la comida |

A.E. EIBAR.

Si el viernes Eibar festejó la unión del pueblo con sus tradiciones, durante la jornada de ayer la ciudad siguió disfrutando de un encuentro intercultural, con nuestros nuevos vecinos bajo el lema 'El mundo entero en Eibar'.

La jornada, con gran participación y riqueza cultural, reunió a numerosos vecinos con el objetivo de alcanzar la unión de todas las identidades que están asentadas en la localidad. De esta forma, se consiguió «poner en valor la diversidad, así como la unidad del municipio en una fiesta con la culturas de todo el mundo». Por medio de una serie de actividades se mostró lo mejor de nuestras herencias, costumbres y folklore.

Entre las actividades ofrecidas destacó el enorme trabajo de las asociaciones en la elaboración de un menú compuesto por nueve comidas diferentes, contándose con la participación de 40 inmigrantes. Los representantes de las entidades radicadas en Eibar pusieron todo su ingenio en dar a conocer los platos típicos de sus respectivos países. «La comida es parte de la identidad vasca y también de los vecinos que se han asentado en Eibar», señalaban los organizadores.

Los actos se iniciaron con la venta y degustación de productos de Comercio Justo de las ong -gracias al apoyo de Egoaizia y Proyde-Proega-, con sus tiendas, donde se pudo comprar chocolate, café y té, entre otros. El apartado musical estuvo ocupado con la participación de bandas vascas, un grupo de percusión africano y una verbena con aires latinos.

Ya por la tarde, hubo juegos infantiles para el entretenimiento delos pequeños de 2 a 8 años. Después, se celebró un taller de percusión, para los de 4 a 8 años, que pudieron aprender a tocar tambores africanos. También hubo un taller de hip-hop (de 8 a 12 años), con el aprendizaje de canciones, rimas y sus ritmos. Y, además, después los participantes mostraron en un escenario todo lo aprendido.

La jornada siguió con con la intervención de la Escuela de Música de Eibar, tambores y música africana y banda de música cubana Havana 537. El reparto de las diferentes comidas siguió por la tarde, para finalizar la fiesta con más música de diferentes países.

 

Fotos

Vídeos