Los eibarreses bajo la ola de calor

Unzaga. Los vecinos fueron los mejores amigos de la sombra en una jornada donde las temperaturas superaron los 30 grados. /  MIKEL ASKASIBAR
Unzaga. Los vecinos fueron los mejores amigos de la sombra en una jornada donde las temperaturas superaron los 30 grados. / MIKEL ASKASIBAR

Las termómetros por encima de los 30 grados obligaron a buscar diferentes remedios a los vecinos |

IKER MURILLO EIBAR.

Los vecinos de la villa armera siguen buscando remedios para hacer frente al calor sofocante de los últimos días. Ayer se alcanzaron temperaturas por encima de los 30 grados durante gran parte del día obligando a los vecinos a buscar cobijo a la sombra o en las terrazas. Está previsto que el calor siga apretando durante todo el fin de semana.

Ya desde primera hora de la mañana la heladería La Eibarresa, en la plaza Unzaga, mostraba un importante número de clientes dispuestos a enfrentarse al calor con un helado en la mano. La plaza tenía un aspecto bastante desangelado al sol, pero, bajo la sombra de los plataneros, el ambiente aún era muy concurrido durante las primeras horas del día.

Allí se reunían los vecinos de toda la vida y entre ellos aprovechaban para darse consejos acerca de cómo combatir el calor. Aunque algunos comentaban, con la botella de agua en la mano, que hacía tiempo que no tenían un calor semejante, la mayoría decía que «no es nada por lo que no hayamos pasado otros años». Y es que, para pasar estos días, quien más quien menos tiene sus pequeños trucos.

Para el vecino Jose Luis Tellería, lo más importante es «abrir bien las ventanas de noche y mantenerlas cerradas por el día», ya que «es la única forma de mantener la casa fresquita». Otros en cambio están de acuerdo en que la mejor forma de pasar estos días es «aprovechar las primeras horas de la mañana para hacer los recados y después descansar en casa».

Los hay también que aconsejan, especialmente para los más mayores, «no separarse del spray de agua para refrescarse en todo momento y sobre todo en las horas que más aprieta el calor».

Las terrazas también recibieron a un buen número de vecinos durante todo el día. Las cafeterías bajo los arcos de la plaza Unzaga o el Bo- ssa, junto a la estación de autobuses, se llenaron de clientes que buscaban la sombra. Allí estaban Javier y Ana, una pareja llegada de Madrid para quienes este calor «no tiene nada de extraordinario». Y es que, aquellos que no residen en el norte durante el resto del año, tienen sobradamente aprendidos los consejos contra estas temperaturas.

Ocio al sol

Sin embargo, lo que para los adultos es a menudo un problema, se convierte en una oportunidad de pasárselo bien para los más pequeños de la casa. Desde por la mañana el parque infantil de Ego Gain estaba lleno de niños de entre 8 y 10 años que se aproximaban a la fuente para llenar sus globos de agua y jugar a la vez que aprovechaban para refrescarse.

Las piscinas al aire libre de Ipurua mostraron también su habitual aspecto abarrotado desde primera hora y hasta el final del día. Los chapuzones y los juegos de agua fueron los protagonistas en una jornada en la que no faltaron las clásicas meriendas o aquellos que buscaban el moreno bajo los rayos del sol. Se espera que la afluencia de vecinos se siga manteniendo al menos hasta los primeros días de la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos