Eibar centraliza una nueva manifestación por las demandas de pensionistas

Las manifestaciones de pensionistas son masivas.  /  MORQUECHO
Las manifestaciones de pensionistas son masivas. / MORQUECHO

A. E. EIBAR.

Las calles de Eibar acogerán este sábado, día 13 de abril una nueva manifestación comarcal en exigencia de «unas pensiones dignas», convocatoria para la que se hace un llamamiento a los jóvenes y a las personas de mediana edad. Desde la Plataforma de Jubilados y Pensionistas de Eibar señalan que las movilizaciones son «justas» y que deberían participar en mayor medida quienes aún no se han jubilado, ya que asegura que «se quieren cargar el sistema público de pensiones», para lo cual considera imprescindible poner un «dique de contención».

De esta manera, Eibar como cabeza de comarca será el enclave elegido por aquellas asociaciones de pensionistas y jubilados de diferentes comarcas que no quieran desplazarse hasta Donostia por tener una distancia considerable, pero que no quieran perder la oportunidad de recordar a la sociedad la problemática que atraviesan y que en un futuro se trasladará a los que en la actualidad aún se encuentran trabajando.

De hecho, la Plataforma de Asociaciones de Mayores de Gipuzkoa (PAMG-GHEP) exige a los partidos políticos que durante este periodo electoral «se posicionen con claridad» sobre sus reivindicaciones, centradas en garantizar «unas pensiones públicas dignas» para la actual generación y las futuras.

Estas exigencias fueron formulasen un llamamiento a la participación en la manifestaciones que se han convocado tanto en Eibar, como en el resto de capitales de Euskadi y de Navarra.

La movilización de pensionistas coincide con el primer fin de semana de la campaña electoral con el fin de presionar a las formaciones políticas del «futuro Congreso y Gobierno» a que atiendan sus demandas.

Los convocantes esperan «volver a inundar las calles» de personas, adultas y jóvenes, para «hacer oír» su voz y una serie de peticiones, entre las que destacan que se asegure por ley el poder adquisitivo de las pensiones en función del IPC, se blinde el sistema público dotando a la Seguridad Social de los recursos necesarios para asegurar su futuro, derogar el factor de sostenibilidad, una pensión mínima de 1.080 euros y acabar con la brecha entre hombres y mujeres. Junto a ello entre sus reivindicaciones se mantienen la derogación de la reforma laboral de 2011 y 2013, la derogación de la Ley del Factor de Sostenibilidad, blindaje constitucional de la pensiones, aplicación del IPC real, y la eliminación de la brecha de género.