Un edificio que lleva más de 17 años vacío y sin uso

Llegar a dar un uso a los juzgados de Bittor Sarasketa no ha sido fácil y el proceso ha llevado mucho tiempo. No en vano son ya más de 17 años los que el inmueble ha permanecido vacío y sin ninguna actividad, precisamente desde que se inaugurase el palacio de justicia de Txantxa Zelai. Al ser el inmueble propiedad del ejecutivo autónomo vasco era éste quien debía decidir qué actividades iba a acoger el recinto. Desde las filas socialistas se veía como un logro conseguir que el Gobierno vasco le dé un destino a este edificio, desocupado desde hace varios años. Responsables municipales se habían dirigido en varias ocasiones al Gobierno vasco para ofrecer alternativas de utilización. Uno de los proyectos que se puso sobre la mesa fue cederlo como sede central a las federaciones deportivas del País Vasco.