Mucho deterioro en los de las ermitas de Eibar

El instrumento fue fabricado a principios de los años 20 y se trajo a Eibar en 1922. Fue diseñado y construido en la fábrica de Juan Melcher, que fundó en la capital vizcaína su empresa de construcción de órganos de iglesia y de salón. Cuando cumplió 50 años se llevó a cabo una reforma inicial. Igualmente, en el año 2011 el Ayuntamiento destinó 3.835 euros para una pequeña reparación en el órgano de la parroquia y su puesta a punto. Un trabajo que se dirigió a mejorar su afinación. En Eibar también existen órganos en otras iglesias y ermitas, aunque, lamentablemente, el estado en el que se encuentran deja bastante que desear. Por ejemplo, el de Carmelitas requeriría, según los expertos, de una restauración completa, y el de Arrate presenta últimamente bastantes problemas de afinación.