Un desencuentro en el que Eibar siempre pierde

Mientras que en las filas del PSE existe un sentir manifiesto por el que los departamentos dirigidos por el PNV, en el Gobierno Vasco, «olvidan o pasan» de los proyectos que el equipo de gobierno municipal promueve, en las filas nacionalistas existe el parecer en que es «el alcalde el que tiene que liderar, gestionar y solicitar que se promueva suelo industrial o que se ocupen los pabellones libres de Matxaria o que salga adelante el Parque Tecnológico, sin tener que esperar a la Spri o a otras entidades para que resuelvan los problemas de la ciudad». Un desencuentro entre dos partidos en Eibar que dura largo tiempo, pero que después en el Gobierno Vasco y en Diputación mantienen acuerdos de gobierno. El caso es que con un seguimiento de las sesiones del Pleno municipal se puede comprobar las malas relaciones que mantienen los dos grupos. Un entente no cordiale que al final impide conseguir la colaboración interinstitucional tan importante, para conjugar intereses e impulsar proyectos estratégicos que quedan sin realizarse por disputas. Un problema grave que al final repercute en una ciudad que siempre sale perdiendo.

 

Fotos

Vídeos