El PSE descarta una nueva Plaza del Mercado «para evitar competencia al comercio privado»

Solar de Errebal con las obras paralizadas. / FÉLIX MORQUECHO
Solar de Errebal con las obras paralizadas. / FÉLIX MORQUECHO

Unicamente se van a garantizar espacios a los baserritarras que ahora se ubican en la entrada de la plaza del Rialto

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, no contempla destinar los locales a construir en el espacio multiusos de Errebal Plaza para una plaza de abastos, con objeto de «evitar la competencia que se podían generar a los negocios privados» que actualmente existen en la localidad. «No vamos a dar unos locales en concesión a carnicerías, pescaderías y otros negocios cuando a pocos metros existen muchos negocios privados que ofrecen esa misma oferta». No obstante, De los Toyos sí confirma que destinará una zona para venta de los productos de caserío de los baserritarras que se encuentran alojados en la puerta de entrada del Rialto.

Esta última plaza surgió tras el derribo del Mercado de Errebal. No obstante, muchos de los antiguos titulares de ese área de Errebal hicieron frente a inversiones comprando locales en diferentes puntos de la localidad, mientras que otros se instalaron en el Rialto. En este sentido, un comerciante, cuya familia permaneció 30 años en Errebal, señalaba que «la plaza del Rialto es la que verdaderamente nos hace daño».

«Nos engañaron»

El caso es que la Plaza del Rialto surgió a iniciativa municipal, para dar cabida a los puestos del mercado derribado de Errebal. «Cuando nos plantearon salir de Errebal para ocupar el Rialto, el Ayuntamiento nos engañó. Nos dijeron que estaríamos durante unos tres años, tiempo para hacer las obras, pero la pesadilla ha durado diez años». Este mismo comerciante incidía también en que «nosotros, antes de que se derribara Errebal, abrimos nuestro negocio a pie de calle, en las cercanías, y decidimos no ir al Rialto».

Los que marcharon a esta última plaza, en unos casos por jubilación de sus titulares y otros porque preferían después montar un negocio en la calle, dejaron reducida a la mínima expresión la plaza. Para la instalación del mercado de abastos, en el antiguo cine Rialto, el Ayuntamiento reformó el antiguo cine y lo alquiló por una renta anual de 56.500 euros. El alquiler estaba previsto para dos o tres años, pero ha cumplido justo una década al haber fracasado el proyecto del centro comercial que inicialmente estaba previsto ejecutar, y después la primera adjudicación de construcción del espacio multiusos. De esta manera, a medida que ha ido avanzando el tiempo, el mercado provisional ha ido languideciendo. En 2007 fueron 15 los puestos que, junto a las baserritarras, se trasladaron desde el Mercado de Abastos de Errebal a la plaza provisional del Rialto. Concretamente fueron cinco pescaderías, una carnicería, un puesto de degustación, una charcutería, dos fruterías, una tienda de encurtidos, otra de vinos y una paragüería. En esos diez años han desaparecido doce puestos, «a seis por cada lustro». La mayor parte de ellos han cerrado o han salido a locales situados a pie de calle, vaciando poco a poco el equipamiento. Todo esta situación hace que los comerciantes vean con frustración, tras diez años de espera al proyecto de Errebal, su vuelta a esta zona, una vez que se anuncia la no construcción de una plaza de Abastos. «Hemos estado esperando mucho tiempo esperando una solución a una situación que ya nos temíamos. Nos han mentido desde el primer día», denuncian, siendo conscientes de que el panorama y los hábitos comerciales de nuestra sociedad han variado y que a ellos se les ha ido olvidando, tanto por parte de la población eibarresa como del Ayuntamiento.

Nuevas implantaciones

Al mismo tiempo, afirman que en todo este tiempo el cierre de negocios alimenticios, preferentemente, ha sido «constante, producto de la llegada de supermercados, grandes cadenas y multinacionales. En diez años se han instalado más y más cadenas, y todo indica que esto va a ser un 'no-parar'», apuntan algunos comerciantes.

Por ello, los únicos a los que se les garantiza espacio es a los baserritarras, una de las peticiones de la asociación Andirao, que pidió firmas para que se contasen espacios para este sector, de cara a mantener una oferta de producto local.

Finalmente, junto a los baserritarras, se plantea instalar negocios comerciales innovadores, aunque no se han dado a conocer el tipo de oferta comercial. Sí se aprobó en el Pleno el plan pluarianual de financiacón que contempla destinar 3.032.500 euros en 2019 y otros 3.796.500 euros en 2020. La reanudación de las obras de Errebal se contempla para la primavera del próximo año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos