El cruce de los ADN codificados, una forma de localización

La Plataforma de Afectados Clínicas de toda España. Causa de niños robados, creada el 15 de marzo de 2008, quiere aglutinar a todas aquellas familias que buscan a sus bebés vivos dados por muertos. Se trata de madres que dieron a luz en un hospital, desde aproximadamente los años 40 hasta los 90, y que no pudieron constatar enfermedad alguna, ni el tratamiento médico que se le administró, ni siquiera la causa de fallecimiento, ni pudieron enterrar a sus hijos, incluso reclamando insistentemente sus cuerpos. Esta plataforma mantiene una lucha permanente, pese a la resignación que sufrieron y sufren las madres por el abandono y el desamparo.

El fiscal de la Audiencia Nacional J. Zaragoza pronunció como viable la vía administrativa directa desde el Ministerio de Justicia, cuyo informe promueve la creación de un nuevo Real Decreto específico para la Causa de Niños Robados. A partir de ahí han solicitado que en base a lo anterior sea el Estado indiscutiblemente quien coordine y unifique los casos de niños robados. De esta manera, la forma de poder articular esta iniciativa es implicar a las diferentes instituciones administrativas. Con los ADN codificados y la tecnología de que se dispone hoy en día se pueden hallar datos coincidentes entre familiares de aquellos que incluso no buscan familiares, tratado con total confidencialidad y rigurosidad. Esa es la esperanza que sigue manteniendo Beristain, para lo que solicita a otras mujeres y familias que denuncien estos hechos para que no queden impunen.

Su caso no es el primero ni el único. Según la asociación 'SOS Haur lapurtuak', en la clínica Arrillaga, que estuvo en la calle Barrena, robaron tres bebés, uno en 1957, otro en 1958 y el último en 1973. Una representante de dicha asociación cuenta su versión: «Cuando hablas con los afectados, te das cuenta rápido de que en todos los casos se repiten las secuencias. Normalmente robaban el bebé a las madres primerizas, ya que tenían más posibilidades de tener más niños. Les decían que el hijo había nacido muerto o que fallecía al poco tiempo de dar a luz, o que tenía malformaciones y que era mejor no verle».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos