Crítica del PNV por la «tardanza» de la aprobación

A.E.EIBAR.

Desde las filas de EAJ-PNV, el edil Alberto de la Hoz mostró el agrado de su grupo ante esta noticia, «aunque creemos que llega tarde, ya que la situación de ruina de dichos bloques acarreaba un riesgo y un impacto negativo en la zona, y se debía haber actuado antes». No obstante, añade De la Hoz que «ahora debemos todos marcarnos el objetivo de que el derribo se efectúe cuanto antes para evitar males mayores. Trabajaremos para facilitar todos los pasos que de tengan que dar, en esta zona y en otras zonas de Eibar con evidentes muestras de deterioro y abandono, como es el caso de Potosio (Ubitxa)».

Ante todo ello, desde EAJ-PNV se indica que «lo largo de los pasados mandatos 2011-2015 y 2015-2019 fue aumentando la presión al gobierno municipal del PSOE para que procediera a la declaración de ruina de estos edificios», trámite necesario para proceder a su derribo y que durante años ha sido retrasado «sin justificación alguna», a juicio de los jeltzales, «algo que les llevó a denunciar la irresponsabilidad política del PSOE», al que advirtieron que «si ocurre una desgracia con esos edificios no vamos a mirar a otro lado y nos veremos obligados a exigir las responsabilidades políticas correspondientes». Por otro lado, los jeltzales hablan de que «han sido numerosos los concejales socialistas que han ostentado el cargo de delegado de urbanismo y que han hecho caso omiso a las advertencias jeltzales durante estos años».

Junto a ello, recuerdan que «tras el incendio del edificio número 21 la insistencia del grupo nacionalista fue aumentando hasta el punto de llevar a Pleno una moción en 2017. A pesar de ser aprobada, han tenido que pasar más de dos años para dar inicio a este trámite».

En este sentido, «la fortuna ha querido que en el incendio de Arragueta 21 no ocurriera nada y, afortunadamente, tampoco ha ocurrido una desgracia en Arragueta 11 y 13, pero ese riesgo existe y seguirá existiendo hasta que sean demolidos, además de dar una pésima imagen de la ciudad», señalaron desde las filas nacionalistas que incluso invitaron al lehendakari a visitar la zona y conocer la degradación que padece.