Una conferencia pone en marcha la programación del 60 aniversario de Helmholtz

La empresa Helmholtz fue un ejemplo más del ingenio eibarrés llegando incluso a la fabricación de órganos de música. / FÉLIX MORQUECHO
La empresa Helmholtz fue un ejemplo más del ingenio eibarrés llegando incluso a la fabricación de órganos de música. / FÉLIX MORQUECHO

Será impartida por el exacalde Jesús María Agirre quien ha realizado una investigación sobre el origen de la empresa

A. E. EIBAR.

Los actos conmemorativos del 60 aniversario de Helmholtz comienzan mañana miércoles, a las 19.00 horas, en el salón de actos de Portalea con la intervención del exalcalde de Eibar y fiel conocedor de esta empresa de órganos musicales, Jesús María Aguirre, quien hablará sobre la primera etapa (1958-1961), los orígenes y el diseño del primer instrumento.

Posteriomente, el jueves a las 20.30 horas en el teatro Coliseo de Eibar se celebrará el concierto '60 Aniversario Helmholtz', a cargo de los músico Juan Luis Agirre (órgano Helmholtz) y el grupo Elkano Browning Cream, formado por Mikel Azpiroz (Helmholtz CV + Leslie 122), Dave Wilkinson (guitarra, voz) y Franck Mantegari (batería).

Tras un paréntesis de cuatro años, Azpiroz, Mantegari y Wilkinson de Elkano Browning Cream vuelven a unir sus diversas raíces culturales y musicales para crear el que es su disco más enérgico e hirviente, 'Bor Bor'. La plasticidad con la que combinan el órgano Hammond, la guitarra y la batería, se basa en el jazz y el blues, pero trasciende sus fronteras con una potente e hipnótica mezcla de ritmo y melodía. En otra parte del concierto se interpretará 'Una introducción al mundo de Bach a través del swing', con los músicos Pedro Guallar (órgano Helmholtz), Jean Michel Adagas (contrabajo) y Lander Bilbao (batería).

Errekatxu, Errebal y Barrena

Hacia finales de los años 50, los eibarreses José Luis Elorza Chinchurreta y los hermanos José y Jesús Ibaceta Arrate fundaron la empresa Helmholtz Electrónica SA. Esta compañía, que nació en Errekatxu y pasó después a Errebal y más tarde a la calle Barrena, fue un ejemplo de innovación e investigación dedicada al diseño y fabricación de los órganos Helmholtz. Con el tiempo se convirtieron en obra maestra de la mecánica. Su complejidad técnica hizo que numerosas empresas de Eibar y su entorno tomaran parte en la fabricación de sus piezas. La gran calidad de los materiales empleados y su configuración interna era de tal precisión que evitaba su desafinado.

Esta joya sonora, por la que recibieron varios galardones, debe su nombre al físico alemán Herman von Helmholtz, quien logró obtener tonos musicales complejos por síntesis de señales senoidales elementales. El primer modelo que construyeron los eibarreses lo denominaron 'Unda Maris', con conmutadores de selección sonora rotativos y un único teclado de 61 notas. Fueron mejorando la calidad del producto y sacaron otro modelo, 'Stella Maris', con dos niveles de teclados y pedalero. Tambien fueron modificando los tipos de altavoces, amplificadores, etc.

Los promotores de Helmholtz fueron a un concierto de Música de Salón del concertista Juan Urteaga, que se celebró en el Frontón Astelena que empleaba un Hammond CV como el de Ermua, y aprovecharon esta oportunidad para mejorar los mecanismos hasta el punto de que los directores de esta última firma visitaron la localidad armera sorprendidos del buen hacer eibarrés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos