Buscando un patrocinador para su gran prueba

La principal dificultad que encuentra el harrijasotzaile eibarrés es el no contar con un patrocinador que le pueda adquirir la piedra de los 200 kilos. Su primer apoyo llegó gracias al bar Ez Dok que le proporcionó una piedra de 175 kilos y un chaleco. El caso es que para hacer frente al reto tiene que hacer frente a un desembolso de 1.500 euros, por una piedra, además de tener que pagar a los jueces, el control antidoping, más contratar a algunos arrijasotzailes, de cara a realizar una exhibición. Su intención es de celebrar la prueba para final de año, pero sin patrocinador el récord no será válido si no se celebra la competición en una plaza pública. «He pedido apoyo al Ayuntamiento y me han dado 'largas'. También he pedido la piedra de 200 a Cortina y Bihurri y tampoco me han dejado». En una exhibición, organizada por Armeria Eskola, en Unzaga, se vieron claramente sus condiciones. «Necesitaría una piedra de un pequeño volumen y cargarle con plomo, si es preciso, para batir el récord, mi gran ilusión. No obstante pienso que se tendría que apoyar más el herri kirolak».

 

Fotos

Vídeos