Ayuntamiento y SPRI invertirán 350.000 euros en la estabilización de dos taludes en Azitain

Los taludes de Azitain y Erisiono van a ser estabilizados, ante el peligro de desprendimientos que presentan. / MIKEL ASKASIBAR
Los taludes de Azitain y Erisiono van a ser estabilizados, ante el peligro de desprendimientos que presentan. / MIKEL ASKASIBAR

Las obras en los desprendimientos podrían iniciarse a principios del año que viene |

A.E.EIBAR.

El Ayuntamiento de Eibar procederá próximamente a la estabilización de dos taludes dañados en la zona del polígono industrial de Azitain como consecuencia de desprendimientos de tierra. Uno de los taludes se encuentra en la trasera de las empresas de Azitain, al fondo del polígono, y el otro en la parte trasera de la firma Egasca, en la zona de Erisono. El presupuesto estimado de ambas actuaciones se elevará a alrededor de 350.000 euros, de los que la mitad aproximadamente serán sufragados por SPRI (organismo adscrito al Gobierno Vasco).

El Ayuntamiento ha recibido esta semana la comunicación de la SPRI en la que le concede una partida de 145.453 euros para estas actuaciones. Confirmada la subvención, los servicios técnicos municipales trabajan ya en la elaboración del proyecto de acondicionamiento de los dos taludes, con la previsión de que para finales de octubre se pueda disponer del proyecto e iniciar los trámites de contratación de la obra, de forma que se pueda adjudicar para finales de año e iniciar las obras a principios de 2020.

Tras conocerse el problema generado por estos desprendimientos, el Ayuntamiento encargó sendos estudios geológicos y geotécnicos a la consultora Lurtek, y como consecuencia de las conclusiones de los mismos se ha decidido actuar, acogiéndose para ello al denominado Plan Renove Polígonos, promovido por la SPRI y destinado a detectar y colaborar en la ejecución de medidas correctoras y de situación de deterioro de los polígonos industriales y parques empresariales de Euskadi.

Taludes de roca

El primero de los desprendimientos se sitúa en el talud de roca existente en la trasera de las instalaciones de la empresa ABC. El desprendimiento se produjo en una ladera con pendientes variables. Sobre el talud rocoso existe una pista hormigonada que da acceso a varios caseríos ubicados en las inmediaciones. En la zona hay también dos torres eléctricas. Se trata de un talud en el que anteriormente, en 2008, ya se produjo otro desprendimiento.

En el segundo caso, el desprendimiento objeto de acondicionamiento se sitúa en un talud de roca que se halla en la trasera de las instalaciones de la empresa Egasca, en la parte alta del polígono, la zona conocida como Erisono I. Se trata de un talud excavado en su día en roca para el emplazamiento de las naves industriales de las empresas Egasca, Iris y Rafael Lapeyra. El desprendimiento corresponde a una pequeña cuña que ha derivado en una caída de bloques de roca. Mediante los dos estudios realizados por Lurtek se pretende obtener la información geológica y geotécnica necesaria para conocer las condiciones de estabilidad actuales de los taludes, así como diseñar las medidas de estabilización necesarias. En base a estos estudios, el Ayuntamiento elabora el proyecto de ejecución de la obra a realizar, que permitirá conocer el presupuesto definitivo y, tras su realización, evitar, o reducir en la medida de lo posible, nuevos riesgos de desprendimientos.