El Ayuntamiento debatirá mañana el proyecto de convertir el mercado de Ipurua en un espacio intergeneracional

El Mercado de Ipurua puede ser reconvertido en un espacio de uso por vecinos de diferentes generaciones. / ASKASIBAR
El Mercado de Ipurua puede ser reconvertido en un espacio de uso por vecinos de diferentes generaciones. / ASKASIBAR

Una encuesta realizada durante estes mes por el grupo promotor de esta iniciativa ha recibido un apoyo masivo a esta propuesta

A. E. EIBAR.

La encuesta realizada durante este mes de abril sobre los usos que se le pueden dar al mercado de Ipurua ha concluido con una mayoría de votantes que se muestran a favor de que se convierta en un espacio intergeneracional. El sondeo, realizado por el grupo de vecinos que está detrás de esta iniciativa de transformar su antigua plaza de abastos, será debatida en el pleno municipal que tendrá lugar mañana.

Los encuestados, unos 300 vecinos, apoyan claramente un punto de encuentro intergeneracional que potencie «la atención, la creatividad, la música, el manejo de las emociones y tampoco olvide el pasado del inmueble dedicado a la venta de productos de caserío y de cercanía (Kilómetro 0)».

En este sentido, las promotoras de esta iniciativa han presentado una moción al Ayuntamiento para que se encargue un plan de viabilidad para instalar estos servicios. «En el caso de dar positivo, el plan de viabilidad se encargaría de la licitación de las obras de habilitación», aprecian sus promotoras, que consideran que «la integración de las personas sólo será posible compartiendo espacios».

Para ello, pretenden instalar en el mercado de Ipurua -sin uso en este momento- un centro que facilite el encuentro «entre todas las edades, facilitando entre los pequeños el libre movimiento, e impulsando la creatividad y la motivación, aspectos muy importantes para su desarrollo por medio del juego, la experimentación, dentro de la protección que pudieran llevar a cabo los padres y madres. También se buscaría fomentar entre los adultos el encuentro y la integración». Es por esto que no se plantea el proyecto como un lugar de ocio para los más pequeños, sino que también trata de facilitar su ocupación a los adultos, para organizar encuentros o reuniones de grupos con necesidades compartidas, como por ejemplo, padres y de madres en situación de lactancia.

Necesidades sociales

También se intentaría abarcar otras necesidades sociales o las de los propios barrios, ya que «por las dificultades orográficas de Eibar algunas veces es imposible llevar a cabo determinadas acciones», señalaba el grupo que ha planteado esta idea al Ayuntamiento. La idea es habilitar un espacio diáfano con zonas de recreo, en el que se podría instalar un escenario para ofrecer alguna actuación.

Según comentaban los promotores del plan, «lanzamos una propuesta flexible y dependiendo de la fase económica, de personal y de desarrollo, se podría amoldar a las necesidades del momento. La gente se recoge sólo en bares y pensamos que Eibar requiere un espacio de encuentro», explicaban estos vecinos del municipio. En este sentido, antes de presentar su plan al Ayuntamiento han conocido otras iniciativas, «con muy buenos resultados como las que se llevan a cabo en otros pueblos y ciudades o también en Tabakalera, en Donostia».