El ascensor de Aldatze, en marcha

El ascensor de Aldatze-Jardiñeta contó ayer con un buen número de usuarios./MIKEL ASKASIBAR
El ascensor de Aldatze-Jardiñeta contó ayer con un buen número de usuarios. / MIKEL ASKASIBAR

El elevador que parte desde la calle Julián Etxeberria ha supuesto una inversión de 849.092 euros | Su ejecución ha permitido la urbanización de Aldatze y la mejora de los accesos al colegio privado

A.E.EIBAR.

El ascensor público que une la céntrica calle San Juan con la zona de Aldatze y el barrio de Jardiñeta entró ayer en funcionamiento, culminando, de ese modo, un importante proyecto que mejorará la accesibilidad entre el centro de Eibar y Jardiñeta, y que beneficiará tanto al vecindario de este barrio como a los numerosos escolares de los centros educativos situados en el entorno de Aldatze y Jardines.

Las obras de construcción de este ascensor arrancaron a mediados del pasado año y han finalizado en marzo, aunque tras los últimos retoques se decidió su apertura para esta semana, tal y como anunció la dirección de la obra. Se trata de un proyecto de gran complejidad que, además de crear el nuevo acceso, ha incluido la reurbanización desde la zona donde desembarca el ascensor hasta Itzio. Los trabajos realizados han permitido conseguir nuevos accesos al colegio de Aldatze, justo desde la salida del puente del ascensor.

Asimismo, a fin de garantizar la seguridad de las personas usuarias del elevador, se ha instalado una malla plastificada en la barandilla de la pasarela, que en las próximas semanas será sustituida por unos paneles, con el doble objetivo de embellecer la estructura y garantizar, de manera definitiva, una mayor seguridad. «De momento la malla tiene un carácter provisional y después se colocará un panel fijo», señalaron fuentes de la obra.

No obstante, el entorno del elevador contaba ayer con un fuerte trajín de estudiantes de Itzio, Aldatze, y del instituto y Escuela de Idiomas, además de los propios vecinos, que estrenaron esta ansiada infraestructura.

Los trabajos han sido ejecutados por la empresa Obras Especiales Edificación e Infraestructuras, a la que el Ayuntamiento de Eibar adjudicó las obras por la cantidad de 849.092,89 euros (IVA incluido).

Capacidad de 1.000 kilos

El ascensor se sitúa en el callejón entre los números 1 (edificio de Telefónica) y 3 de Julián Etxeberria, y salva una altura de más de 26 metros hasta Aldatze. Para ejecutar los trabajos se tuvo que llegar a unos acuerdos con Telefónica para contar con una serie de terrenos sobre los que se iba a instalar la caja del ascensor.

El espacio sobre la vía del ferrocarril entre el ascensor y Aldatze se salva con una pasarela metálica de 11,50 metros. El elevador tiene una capacidad para trece personas (1.000 kilos).

Ascensores

Fiesta
La gran marcha partió de Unzaga y se dirigió al Paseo de la Igualdad, la escultura, Formen Dantza, para volver después a Unzaga.
Solicitudes
Reivindicó la integración y la mejora de la calidad de vida para todos los colectivos con
Aldatze
Entró ayer en funcionamiento el nuevo elevador que parte de la calle Julián Etxebarria y llega hasta Aldatze-Jardiñeta.
Amaña
En el plazo de 22 semanasse contará con un nuevo elevador hasta la calle Carlos Elgezua.
Jardiñeta. Se proyectan otros en los portales
29, 31, 33 y 35 de esta calle.

Con este proyecto, el Ayuntamiento de Eibar da respuesta a una petición de los vecinos de la zona de Jardiñeta, tal y como asegura el alcalde, Miguel de los Toyos, «lo que al mismo tiempo permite cumplir el compromiso adoptado con la ciudadanía y seguir avanzando en el plan de mejora de la accesibilidad a los diferentes barrios de la ciudad que el Ayuntamiento viene impulsando en los últimos años mediante escaleras y rampas mecánicas, así como con ascensores en la vía pública». «Un plan -añade De los Toyos- en el que Eibar sigue siendo una ciudad pionera». De hecho, y en el mismo ámbito del barrio de Jardiñeta, la firma Injelan ultima la redacción del proyecto de construcción de dos nuevos ascensores que reforzarán la accesibilidad en la zona y que se situarán entre los números 29, 31, 33 y 35 de esta calle, en la parte alta del barrio.

Finalmente, desde las filas de EAJ-PNV celebraban con una nota la apertura del ascensor. «Tras dos décadas de peticiones vecinales y cuatro promesas electorales incumplidas, por fin se abrió el ascensor, como resultado de una enmienda de EAJ-PNV al presupuesto municipal de 2016». Por este motivo, los jeltzales querían «felicitar a todo el vecindario y agradecer su paciencia así como su compromiso e insistencia para que este proyecto fuera realidad. La necesaria regeneración urbana de Aldatze-Jardiñeta no ha terminado, y EAJ-PNV asume públicamente el compromiso de llevarlo a cabo», señaló el grupo nacionalista.

Más