'¡Adelante!', el semanario socialista que puso Eibar en el punto de mira

Portada del semanario socialista '¡Adelante!' que se editó en Eibar a principios del siglo XX./
Portada del semanario socialista '¡Adelante!' que se editó en Eibar a principios del siglo XX.

Editada por la Agrupación Socialista de la localidad, tuvo entre sus directores a Tomás Meaba

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

Justo nada más nacer el siglo XX, Eibar llegó a contar con un semanario que se llamaba '¡Adelante!' y que estuvo editado por la Agrupación Socialista de Eibar, según cuenta el historiador Javier González de Durana en su libro sobre la biografía del socialista Tomás Meabe (Durango, 15 de octubre de 1879 - Madrid, 4 de noviembre de 1915).

Meabe, fundador de las Juventudes Socialistas, -organización juvenil del PSOE-, fue el director, productor y autor de la mayor parte de los textos de aquél semanario socialista eibarrés y no olvidaba indicar en la contraportada su agradecimiento a los más destacados y prestigiosos colaboradores.

El formato, tipografía, diseño y número de páginas de esta revista eibarresa fueron copiados de otra publicación de la época, de nombre, 'Lucha de Clases', salvo los contenidos gráficos y literarios, con una portada con un gran dibujo de Alberto Arrúe.

Así, entre los colaboradores ilustres con los que contó la publicación eibarresa, coincidentes con otra publicación 'El Coitao', figuraron nombres como los de Miguel de Unamuno, el crítico de arte Ricardo Gutiérrez Abascal o el escritor José Maria Salaverria. No faltaron tampoco Felipe Carretero, o el socialista, Timoteo Orbe, y Francisco Domenech.

También el propio Meabe polemizó con su pluma frente a los nacionalistas. En este semanario eibarrés dedicó un número monográfico a la mujer trabajadora, al tiempo que tradujo y publicó artículos de conocidos dirigentes socialistas belgas como Louis Bertrand y Émile Vandervelde. Fruto de su conocimiento de los avances del socialismo internacional, muy pronto promovió la creación en Bilbao de la Casa del Pueblo, la Universidad Popular y las Juventudes Socialistas.

Se conoce la existencia de correpondencia entre Meabe y Miguel Unamuno, al que solicitó un artículo para su publicación el 1 de mayo. También Meabe solicitó al eminente abogado y profesor salmatino, Pedro Dorado, compañero de Unamuno, otro artículo, aunque todo indica se debió de perder durante el envío postal.

Incluso Toribio Etxebarria habla de él señalando que «aprovechó Meabe su estancia en Eibar para hacer la segunda época de '¡Adelante¡', y cada sábado esperábamos los neófitos leer aquellas cosas emocionadas que decía, por el estilo de este párrafo que no se le había borrado incluso.

Pero la tarea como director de Meabe fue muy ardua. En enero de 1906, recibió la noticia de que por la causa que se seguía en su contra en la Audiencia de Bilbao por los alborotos ocurridos ante el consulado de Rusia el fiscal solicitaba su ingreso en prisión durante dos años. Después, se sumarían más causas y a diferencia de la prensa burguesa, que ponía a testaferros para eludir responsabilidades políticas, los directores socialistas se hacían cargo de las causas. Ello no impedía que cuando los artículos aparecían firmados por otros autores fueran otros colaboradores quienes recibieran las penas.

Este fue el caso del socialista eibarrés Víctor Bernedo, exdirector también de este semanario local, que fue condenado a 3 años de cárcel y 250 pesetas de multa por llamar «fetiche» a la Virgen del Pilar.

En aquella época se aseguraba en la publicación 'El Socialista' que en Eibar había a principios de siglo 100 afiliados y 145 en la Juventud Socialista local. La tirada del semanario 'El Adelante' iba en aumento y había alcanzado los 1.200 ejemplares, contando en el pueblo con 325 suscriptores y 21 fuera de la localidad.

Perseguido por su trabajo

A causa de su incansable actividad pública y de la defensa del ideario socialista, Tomás Meabe no tardó en conocer la cárcel de Larrinaga, en la que los tribunales pretendieron sepultarle. En una de sus frecuentes fugas al país vecino, conoció en Biarritz a Jules Guesde. Traspasada la dirección del periódico obrero, 'La Lucha de Clases' a Isidro Acevedo, inició su colaboración en 'Adelante' eibarrés, junto a su correligionario y gran amigo José Madinabeitia, junto al que pasaría fugazmente por la masonería. La responsabilidad de Meabe al frente del semanario quedó suspendida, pues eran constantes las persecuciones que sufría, y que al final le obligaron a exiliarse a Francia. Se llegó a casar en Eibar con Julia Iruretagoyena, con quien tuvo un hijo. Un tiempo antes había contraído la tuberculosis.

Durante aquellos primeros años del siglo XX, Eibar era la vía o brecha de penetración del socialismo bilbaíno en Gipuzkoa. Como había señalado Indalecio Prieto, ministro durante la II República, «enviamos como exploradores a José Beascoechea y Valentín Hernández Aldaeta, y luego como educadores a José Madinabeitia y Tomás Meabe». No está claro cuál fue el motivo que acercó a Meabe hasta la antigua villa, si una especie de misión socialista, o alguna otra razón. Toribio Etxebarria recordaba que, aún desconociendo la causa de la llegada de Meabe a Eibar, la localidad era una de las plazas habituales de trabajo del médico José Madinabeitia, especialista en tuberculosis, enfermedad de la que murió Tomás Meabe. Falleció el 4 de noviembre de 1915 en un barrio obrero de Madrid y a su entierro asistió Pablo Iglesias.