La asistencia domiciliaria cumple 35 años en Eibar atendiendo a personas autónomas y dependientes

El servicio municipal de asistencia domiciliaria ha cumplido 35 años de atención. /
El servicio municipal de asistencia domiciliaria ha cumplido 35 años de atención.

Este servicio atendió el año pasado a 119 personas, 39 eran autónomas y 80 dependientes

ALBERTO ECHALUCE

El servicio de asistencia domiciliaria cumple 35 años y ha logrado a lo largo de todo ese tiempo atender a varios miles de personas autónomas pero también, y especialmente, dependientes. El Ayuntamiento establece dos figuras de cuidadoras que prestan la atención en los domicilios. Las propias trabajadoras del Ayuntamiento y las que desarrolla una subcontrata. En Eibar, son ocho las trabajadoras municipales y entre catorce a dieciséis pertenecientes a una empresa de servicios que tiene encomendada la misión de desempeñar esta labor de asistencia a familias. «Son profesionales preparados que garantizan unos conocimientos en la materia. En casos de baja laboral o de vacaciones el servicio proporciona otro profesional que le sustituye durante el tiempo preciso», indicaron desde el Ayuntamiento.

A lo largo del pasado año, este servicio atendió a 119 personas, de las que 39 eran autónomas y 80 eran dependientes, un 62 por ciento del total. «Ocurre que muchas veces la persona autónoma sufre algún deterioro y deriva hacia la dependencia. De hecho en este momento atendemos a más dependientes».

De esta manera, el Ayuntamiento ha podido ofrecer un servicio que viene siendo realizado por el auxiliar del ayuda a domicilio como profesional que ofrece servicios integrales y polivalentes dirigidos a personas autónomas, a las personas mayores, enfermas o dependientes, o autónomas, que necesitan supervisión y cuidado especial, para que puedan realizar todas sus actividades de la vida diaria que no son capaces de hacerlas solas. «El objetivo del servicio es lograr al mantenimiento de las personas en el entorno del hogar», señalaban desde el Ayuntamiento.

Los auxiliares pueden realizar todos los servicios tanto a domicilio como en el entorno de la persona necesitada. «Entre las labores que se acometen están las de acompañamiento, para evitar la soledad, un aspecto que afecta a muchas personas dependientes, junto a otras de carácter doméstico o personal».

Ocurre también que muchas personas por falta de información confunden las funciones que ofrecen los auxiliares a domicilio con encargadas de la limpieza. Los auxiliares de ayuda a domicilio realizan una amplia gama de servicios con el único objetivo de mejorar la calidad de vida, sin quitarles la autonomía y la seguridad a las personas que están cuidando. «Al mismo tiempo supone un respiro para los familiares que pueden llevar a cabo sus obligaciones profesionales y personales, sin necesidad de estar pendientes todo el día de la situación de su familiar. Hay que tener en cuenta que el usuario, en la mayoría de los casos, es una persona que vive sola que agradece la existencia de compañía que le ofrezca conversación y seguridad».

Ley de Dependencia

El servicio municipal es independente del prestado por la Ley de Dependencia que agiliza la prestación de ayudas para la contratación de personas que asisten y trabajan también a familias en su domicilio. «Se trata de un servicio complementario al que se ofrece desde el Ayuntamiento», indica la misma fuente consultada.