Una delegación del barrio Laranga acude mañana a las Juntas Generales

Las curvas de Ipitxarri y Alkolea, los puntos más dificultosos, y el camino del nuevo acceso. / A.G.
Las curvas de Ipitxarri y Alkolea, los puntos más dificultosos, y el camino del nuevo acceso. / A.G.

Su objetivo es mostrar su preocupación por la afección que sufrirán a causa de las obras de la carretera

GORRITIBEREA MUTRIKU.

Una delegación compuesta por los responsables de los negocios hosteleros que se sitúan en al barrio Laranga acudirá mañana a la comisión de Promoción Económica, Medio Rural y Equilibrio Territorial de las Juntas Generales de Gipuzkoa con el fin de exponer la preocupación que tienen a causa de las obras de la nueva carretera y el bidegorri que se construirá entre Ondarbeltz e Iriagirre dentro de la carretera de la costa GI-638. Lo que realmente preocupa es el corte total de la carretera que se extenderá por espacio de varios meses y, consecuentemente, el acceso al barrio y a sus negocios hosteleros por las vías alternativas previstas, quedan bastante lejos del mínimo de un barrio que cuenta con varios cientos de habitantes, sin contar los usuarios del hotel, el agroturismo o los dos restaurantes que alberga el barrio.

La comparecencia se producirá a partir de las 9:00 de la mañana en la citada comisión y ahí se expondrá la situación que se presenta, se debatirá sobre el tema con los responsables de cada uno de los grupos políticos y habrá que ver si se llega a algún acuerdo.

12,3 millones

Hay que señalar que el Consejo de Gobierno de la Diputación aprobó la licitación de las obras con un presupuesto base de 12,3 millones de euros y un plazo de ejecución de catorce meses y medio con la previsión puesta en adjudicar las obras a finales del presente año para así iniciar los mismos a primeros del 2019 en pleno invierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos