El Consistorio adquiere Pascual Churruca por 404 euros

Se trata de una de las operaciones urbanísticas más importantes de los últimos años

NEREA ISASTI SORALUZE.

El Ayuntamiento de Soraluze ha adquirido Pascual Churruca en subasta pública por un simbólico importe: 404 euros. Se trata de la operación urbanística más importante de los últimos años. La subasta se celebró el jueves a mediodía en el Juzgado de lo Mercantil de Donostia. Sólo se personó El Consistorio placentino. La subasta se realizó presentando en sobre cerrado la oferta económica por cada una de las fincas, 4 en total. 101 euros por cada una de ellas.

Gracias a la adquisición de este suelo, la administración municipal se hace con una parcela muy importante para el desarrollo urbanístico de Soraluze. Tal como afirma el propio alcalde Iker Aldazabal, «no podíamos dejar pasar esta oportunidad».

El conjunto de las cuatro fincas estaba valorado en 936.517,46 euros, habiendo sido adquiridas por tan sólo 404 euros.

El primer edil relata cómo se han sucedido los hechos hasta llegar a hacerse con estas fincas industriales. Fue en 2016 cuando Aldazabal se puso en contacto con la Sociedad de Garantía Recíproca Elkargi para interesarse por embalajes Ansola, al ser Elkargi acreedora de dicha empresa. Tras varias reuniones, desde Elkargi le hablaron de Pascual Churruca, de la cual también eran acreedores.

Pascual Churruca salió a subasta por primera vez en abril, por 280.000 euros. Pero la subasta quedó desierta. No se presentó nadie. El Consistorio supo de la segunda subasta, que ha tenido lugar esta misma semana y se hizo con el lote por un precio simbólico.

Aldazabal considera de gran importancia que una empresa emblemática de Soraluze quede en manos del Ayuntamiento y resalta su importancia clave a nivel urbanístico.

En los próximos días se visitará la empresa y se decidirá el uso temporal que se le da.

Cierre

La tornillería placentina Pascual Churruca echó el cierre de forma definitiva en 2017, tras entrar en concurso de acreedores a finales de 2016. Ello supuso que 30 personas, la mayoría de Soraluze, perdieran su empleo.

La empresa inició su andadura en 1931 fabricando herraduras con piso de goma, de patente propia, para posteriormente, especializarse en la fabricación de tornillos exclusivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos