Auzolan para devolver los toros a los corrales de Osio

Hubo que subir a Lastur para traer de nuevo los bueyes . Porque había que devolver los novillos salmantinos (y el castaño autóctono) a los corrales de Osio. Media villa en fiestas participó en el empeño. No solo las brigadas municipales sino los grandes aficionados de Debadarrak. Y la ciudadanía. Se retiraron los coches aparcados ya en el recorrido habitual de los bravos encierros matinales. Se cerró dicho recorrido para todo lo que no fuera toros y mansos. Seguía lloviendo sobre Deba cuando se realizó el atípico encierrillo. 'Cubanoso' y los demás volvían a Salamanca.