Antonio 'Toncho' Nava: «Es sorprendente lo que el club Debasket ha conseguido en dos años»

Antonio 'Toncho' Nava mantiene el estilo al lanzar a canasta./ANDER SALEGI
Antonio 'Toncho' Nava mantiene el estilo al lanzar a canasta. / ANDER SALEGI

«Es un placer colaborar con ellos», asegura el exjugador de baloncesto profesional que reside en Deba

ANDER SALEGIDEBA.

Antonio 'Toncho' Nava es un exjugador de baloncesto profesional que actualmente reside en la localidad debarra y colabora con el club Debasket. Repasamos su trayectoria profesional y ofrece su punto de vista sobre el club de baloncesto local, Debasket.

- ¿Durante cuántos años jugó como jugador profesional?

- Desde los 12 años hasta los 19 jugué como amateur en la cantera del Real Madrid, hasta que di el salto al primer equipo del Madrid y entonces comenzó mi etapa profesional. En total estuve doce años como profesional desde los 19 hasta 31 años.

- ¿En qué equipos jugó?

- En el Real Madrid desde 1965 hasta 1972. En el Valle Hermoso dos temporadas, desde 1972 hasta 1974. En el YMCA hice una temporada, de 1974 al 1975. Con la selección española fui internacional en 40 partidos, llegando a participar en los juegos olímpicos del 68 y en dos Eurobasket en el 67 y 69.

- Atesora una carrera deportiva brillante. ¿Cuántos títulos cosechó en concreto a lo largo de su trayectoria?

- 6 ligas españolas, las seis consecutivas desde el 65 hasta el 72 con el Real Madrid, 5 copas (65-66, 66-67, 69-70, 70-71 y 71-72) y 2 copas de Europa (1966-67 y 1967-68).

- ¿Cuál es su preferido, el que recuerda con más cariño?

- La copa de Europa con el Madrid del 67-68 disputada en Lyon contra el Spartak ZJS Brno de Checoslovaquia. Ganamos 98-95. Se lesionó la estrella del equipo, Emiliano Rodríguez, y entré sustituyéndole y realice un buen partido.

- ¿Alguna anécdota que pueda contar sobre su pasado como jugador de baloncesto?

- Como anécdota deportiva, recuerdo mi primer viaje con el Real Madrid cuando tenía 17 años todavía siendo juvenil. Me llevaron de gira a Argentina, Brasil, Uruguay y Chile. Fue después de que el equipo ganara una de las primeras copas de Europa. Otra la experiencia inolvidable es el de los Juegos Olímpicos de México del 68. Como anécdota divertida, hay tantas... Una vez Ferrándiz, que era el entrenador, me hace la señal para entrar a jugar. Llega el momento del cambio, me quito el chándal y me voy hacia la cancha. En esto que viene el árbitro corriendo y me dice: «'Toncho' no llevas el pantalón de juego, estas con el slip». Se me había olvidado ponerme el pantalón, imagínate el numerito, por supuesto el club me puso una multa.

«Se respira salud y compañerismo por todo los lados, que es lo más difícil de lograr»

«Ahora lo más importante son los dos partidos que quedan el 5 y el 11 de mayo»

- ¿Cómo acaba una leyenda del baloncesto en la localidad de Deba?

- Yo y toda mi familia hemos veraneado en Deba durante toda la vida. Por parte de mi padre tengo familia de Deba. A los cinco días de nacer me trajeron a Deba y desde entonces todos los veranos mis nueve hermanos y yo hemos venido aquí. Cuando me retiré, y después de viajar por todo el mundo, decidí que iba a terminar en Deba.

- En estos momentos colabora con Debasket, enseñándoles lecciones de baloncesto y dándoles consejos. ¿Cómo está siendo la experiencia?

- Sobre todo sorprendidísimo por lo que este club ha conseguido en tan solo dos años, si se tiene en cuenta que el equipo de Segunda está a punto de subir a Primera con posibilidades de quedar campeón, el equipo de tercera ha estado con posibilidades de subir a segunda hasta hace un par de jornadas, los Juveniles terminarán segundos y los Cadetes han quedado campeones. Todo esto en tan solo dos años es muy difícil de conseguir. Roke Arantzamendi es el auténtico artífice de todo esto y está claro que ha sabido llevar al club a conseguir grandes resultados ayudado por Ander Albizu. Han creado un club de baloncesto donde se respira salud y compañerismo por todos los lados y esto es lo más difícil de conseguir. En este apartado los jugadores tienen mucho que ver, han demostrado todos, los de los cuatro equipos y sus entrenadores, que saben formar y convivir en equipo. Los veteranos del equipo de segunda han sido cruciales en muchos de los aspectos del equipo tanto técnico como social. Realmente es un placer colaborar con ellos. Ahora lo más importante son los dos partidos que nos quedan el 5 y 11 de mayo, este último en casa y coronar la temporada subiendo a Primera y si puede ser campeones... Esto no depende de nosotros, necesitamos que pierda el CD Internacional de Donostia.