Los ascensores de Amaña y de Ardanza pasarán a ser públicos

El ascensor de Wenceslao Orbea (Amaña) tendrá un acceso libre para todos los vecinos. /
El ascensor de Wenceslao Orbea (Amaña) tendrá un acceso libre para todos los vecinos.

En ambos casos funcionaban bajo llave con lo que se impedía el acceso a los no socios

A.E.

Los ascensores de Wenceslao Orbea y de Amaña pasarán a ser públicos en base a una petición cursada por Eibarko EAJ-PNV que propuso a la comisión de Urbanismo la publificación de los ascensores comunitarios. Según contempla el equipo de gobierno socialista se va a proceder a hacer públicos ambos ascensores, que tenían un carácter privado y eran los vecinos de las viviendas colindantes los que sufragaban los gastos de mantenimiento con el apoyo del ayuntamiento.

En principio, se viene subvencionando los gastos de este servicio privado, que funciona bajo llave, con un coste superior a los 20.000 euros anuales. El portavoz del PNV, Josu Mendikute, exponía que «no tiene sentido sufragar todos los gastos y privar de su uso a potenciales personas usuarias, como viene haciéndose hasta ahora», por lo que los jeltzales proponían que su uso sea público.

La ordenanza reguladora de ascensores comunitarios (aprobada en 2011), en su artículo 4º, establece que «el mantenimiento del ascensor, incluida su limpieza, correrá a cargo de las comunidades correspondientes», pero añade una cláusula por la que no obstante, el Ayuntamiento podrá aprobar ayudas económicas a las comunidades para que hagan frente a estos conceptos. Esta viene siendo la tónica habitual; de hecho, el presupuesto municipal de 2015 recogía una partida de 28.000 euros para financiar estos ascensores comunitarios, y el gasto final fue de 21.433,39 euros, repartidos de la siguiente manera: Amaña, 12.150,54 euros; Mekola, 6.132,49 euros; y Barakaldo, 3.150,36 euros.

Por su parte, desde las filas del PNV, se indica que «proponer financiar al 100% los gastos con el dinero de todos los eibarreses y a su vez cerrarlos bajo llave es absurdo, no se justifica que quienes no sean vecinos no puedan utilizarlo: los carteros y repartidores, familiares o amigos que acuden de visita, o clientes de servicios que pudieran existir en esos barrios, por ejemplo».

Según la actual ordenanza, tienen derecho a disponer de una llave del ascensor «todos los propietarios y los moradores legales de las viviendas de los inmuebles de la zona cuyas comunidades de copropietarios así lo hayan decidido». Por todo ello, el grupo nacionalista apostaba por que este servicio sirva para fomentar el derecho universal a la accesibilidad.

La propuesta de publificación fue debatida el pasado martes a la Comisión de Urbanismo, cuando se dio inicio al trámite para conceder estas subvenciones, relativas a los gastos de 2015.

Ascensor a Jardiñeta

Desde el PNV de Eibar también esperan pasos decisivos este año para los ascensores públicos de Jardiñeta, Errekatxu y Birjiñape, tres proyectos que los jeltzales consiguieron incluir en el presupuesto municipal pactado con el PSE. El acuerdo recogía una ampliación de 200.000 euros para varias mejoras urbanísticas en materia de accesibilidad, como el acceso Bidebarrieta-Errekatxu, el de Birjiñape por el interior de la galería comercial a Eibarko Bizikleta Plaza, o el que subirá desde el callejón de Telefónica a las inmediaciones del colegio Aldatze. «Queremos que para el año que viene sea una realidad el ascensor público entre San Juan y Alda-tze-Jardiñeta, que dé servicio a todo un barrio que ha sufrido una dejadez extrema por parte del Ayuntamiento. Por todo ello, hemos acordado que este año se redactará el proyecto, con compromiso de ejecución a la máxima celeridad», finaliza el portavoz nacionalista, Josu Mendikute.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos