Jesús Mari Narváez descubre unas medusas fosilizadas en el Flysch Negro

Dos de las medusas fosilizadas recuperadas. /
Dos de las medusas fosilizadas recuperadas.

Los fósiles se sitúan en el cretácico albiense hace 113 millones de años

GORRITIBEREA MUTRIKU

El paleontólogo autodidacta Jesús Mari Narváez Amasorrain acompañado por su esposa Espe Azkarraga Larzaguren, 'padres' de Centro de interpretación geológica 'Nautilus', han dado un paso más con el descubrimiento de varias medusas fosilizadas que se sitúan en el cretácico albiense, hace más de 113 millones de años. Las piezas de gran valor, las ha ido descubriendo los últimos años, no en vano Jesús Mari lleva ya más de 35 años amarrado al flysch negro de Mutriku que se extiende desde el puerto hasta la playa de Saturrarán.

La confirmación le ha llegado hace muy pocos días del profesor universitario Sergio Rodríguez García perteneciente al Departamento de Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid en el que confirma que las piezas descubiertas son «impresiones de medusas, incluso en una de ellas se observa la corona de tentáculos que rodea la salida de la cavidad gastrovascular de la medusa. Parece contarse con 12 tentáculos, lo que elimina la posibilidad de que sean cubomedusas. Lo más probable es que sean escifomedusas (medusas pertenecientes al subfilo de los escifozoos)».

Hasta el momento Jesús Mari Narváez ha logrado recuperar del orden de unas 70 unidades, de las cuales una veintena las ha aportado a la exposición del museo 'Nautilus', pero la falta de espacio hace que la mayoría las tenga que guardar en su taller, incluso algunas piezas que llegan hasta los 30 centímetros de diámetro. Jesús Mari está convencido del gran patrimonio paleontológico que guarda la costa de Mutriku, y no solamente eso, afirma que llegará un día en el que dé con el fósil de algún mamífero de gran tamaño. Para afirmar eso se basa en los trabajos prácticos desarrollados en Álava, Navarra o Asturias entre otros puntos de interes. Preguntado por sí tendrá continuidad sus casi cuatro décadas de investigación, cita que no tendría ningún inconveniente en enseñar a las generaciones venideras la gran riqueza existente y lo que aún queda por descubrir. Subraya que en todo momento hay que trabajar conjuntamente con la universidad.

 

Fotos

Vídeos