La última sesión plenaria de la legislatura finalizó con el agradecimiento de los ediles

M.F. ZUMARRAGA.

La última sesión plenaria, celebrada el martes en el Ayuntamiento, finalizó con el agradecimiento de los ediles que no formarán parte de la corporación la próxima legislatura. Inma Albisua, Antxiñe Biain, Unai Orbegozo, Iñigo Peñagarikano y Ricardo Lozano quisieron dar las gracias a los zumarragarras por haberles permitido trabajar por el pueblo. También tomó la palabra el alcalde, quien gradeció la labor de todos los concejales. Mikel Serrano aseguró que había sido una legislatura «dura» y destacó el cierre de Arcelor. También dijo que la próxima legislatura será la «primera sin ETA» y finalizó pidiendo disculpas «si he podido faltar en algún momento».

Uno de los puntos del orden del día fue la aprobación de la cuenta general del ejercicio 2018, que salió adelante con el voto de todos los grupos. El alcalde aprovechó el punto para hablar de los proyectos que el Ayuntamiento ha llevado a cabo y de las inversiones realizadas, así como del estado de las arcas municipales. Josu Idigoras (EAJ-PNV)le recriminó que la Junta Electoral sostiene que no se puede hacer ese tipo de declaraciones en campaña electoral. El alcalde contestó que había hecho un balance y que estaba en su derecho de denunciarle si lo consideraba oportuno.

También se aprobó por unanimidad la encomienda de gestión entre la Diputación y el Ayuntamiento de Zumarraga para el seguimiento de la calidad de los cuidados recibidos por las personas que perciben prestaciones económicas de dependencia.

La última sesión plenaria también sirvió para dar cuenta de la adhesión del Ayuntamiento al programa Adinberri, una estrategia de la Diputación Foral que busca «maximizar el potencial de innovación de Gipuzkoa al servicio del envejecimiento saludable, la excelencia del sistema sociosanitario y la competitividad de la industria en este ámbito».