Es tiempo de buzkantzas en Zumarraga

Venta. Hubo cuatro productores que vendieron buzkantza y otros productos chacineros. / IÑAKI
Venta. Hubo cuatro productores que vendieron buzkantza y otros productos chacineros. / IÑAKI

Se degustaron cerca de 700 pintxos en el Memorial Busca Isusi | La plaza de Euskadi congregó a cuatro productores de este tipo de morcilla, y hubo artesanos y exhibición de herri kirolak

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Es tiempo de buzkantzas en Zumarraga. Como es habitual cada primer domingo de noviembre, la plaza de Euskadi acogió ayer el Buzkantza Eguna, que este año ha cumplido su XXXVI edición, XXXIII Memorial J.M. Busca Isusi. La buzkantza es la morcilla que lleva sebo de oveja en lugar de manteca de cerdo. La sangre sí es de cerdo, porque actualmente no permiten la utilización de la de oveja como se hacía antaño. Así lo explica Iñaki Ormazabal, uno de los cuatro productores que instaló un puesto de venta en la plaza de Zumarraga. «La buzkantza tiene tirón aquí, es un poco más fuerte que la morcilla, pero ambas se elaboran igual y se cocinan de idéntica manera». Ormazabal, zumarragarra que regente una carnicería en Beasain, recomienda consumirla «cocida». La clave está en tenerla una hora a fuego lento. «Hay quien añade un puerro o cebolla a la cocción, pero sin nada también queda muy bien. Yo alguna vez he intentado hacerla a la parrilla, pero se revienta. Es un producto delicado», afirma.

Cerca del puesto de Ormazabal estaba el de Alfredo Alonso. Es el cuarto año que el de la localidad burgalesa de Lerma participa en el buzkantza Eguna de Zumarraga. Además de los productos que habitualmente vende en su establecimiento, para la ocasión prepara varios kilos de buzkantza. Lo hace siguiendo las indicaciones de «la madre del carnicero zumarragarra Juanjo Aranburu. «Fue el primero que empezó a vender nuestras morcillas en esta zona y me animó a participar en la jornada». Además de las buzkantzas y de las morcillas tradicionales de arroz, ayer llevó a la plaza de Euskadi morcilla de ciego de cerdo. «Es la novedad de este año. Es una morcilla de arroz que está elaborada con la parte final del intestino. Antaño era una pieza muy valorada que se regalaba al cura, al maestro o al guardia civil...», bromea Alonso.

Javier Mujika, de Mujika odolkiak (Ordizia-Beasain), es otro habitual del Buzkantza Eguna. «Llevamos participando 24 años». Ayer puso a la venta «todo lo que elaboramos: buzkantza, morcilla de verdura, mondeju, chistorra... Como todo es fresco se puede comprar incluso para congelar. Todo está cocido y los productos que ya están elaborados son muy agradecidos para congelar», explica. Otro que tampoco faltó en el Buzkantza Eguna es Jesus Mari Deba. El chacinero de Ezkio ganó en nueve ocasiones del concurso de buzkantzas que se celebraba en Zumarraga hasta hace seis años.

La jornada de ayer se completó con una docena de puestos de artesanía y una exhibición de herri kirolak protagonizada por los aizkolaris Iñaki Azurmendi y Xabier Zaldua y los harrijasotzailes Jon Gisasola 'Zelai V' e Inhar Urruzuno. Además, se instaló una barra de bar en la que se vendieron alrededor de setecientos pintxos de buzkantza. El viernes y el sábado se celebró el XVII Concurso de Pintxos, donde no podía faltar la morcilla como uno de los ingredientes. El Batzoki ganó el premio al mejor pintxo y el Bidezar, al más original.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos