«He pretendido sorprender al espectador con edificaciones que no son habituales»

Exposición. Iñaki Mariñelarena, junto a las maquetas y cuadros que muestra en la casa de cultura Zelai Arizti. / M.F.
Exposición. Iñaki Mariñelarena, junto a las maquetas y cuadros que muestra en la casa de cultura Zelai Arizti. / M.F.

Iñaki Mariñelarena inauguró ayer una exposición de maquetas y pintura en la casa de cultura Zelai Arizti

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

«He pretendido sorprender al espectador con un tipo de edificaciones que no son las que habitualmente se va a encontrar paseando por la calle y hacerle pensar en cuál sería su reacción al enfrentarse a ellas», afirma Iñaki Mariñelarena. El zumarragarra inauguró ayer en la casa de cultura Zelai Arizti una exposición de maquetas de arquitectura y cuadros.

«Hace unos meses, me fracturé una pierna y estuve dos meses sin poder salir de casa. No quise malgastar el tiempo y entre otras cosas me dediqué a hacer maquetas de arquitectura, algo que tenía en mente, pero que no me había puesto nunca a ello por falta de tiempo», explica. El resultado es «prácticamente una pequeña ciudad: la iglesia, la biblioteca, el centro comercial, la discoteca... Eso sí, desde un punto de vista original». Mariñelarena define estas maquetas como «ejercicios experimentales de arquitectura creativa y singular. No me ha preocupado mucho si son muy realistas o factibles», sostiene.

Para hacer estos trabajos, en vez de utilizar los materiales «que se emplean habitualmente», el artista optó por «objetos ordinarios que tenia a mano por casa. Esto lejos de ser una limitación, me permitió conseguir formas nuevas que no son las geometrías propias de la arquitectura, me dio un plus de originalidad a los diseños y también me obligó a ser más creativo».

El zumarragarra explica que habitualmente para diseñar un edificio se empieza por hacer unos planos, luego se hace una infografía, un 3D, y por último, cuando el diseño esta totalmente definido, es cuando se realiza la maqueta a escala. «Yo, por el contrario, realicé directamente la maqueta ensamblando objetos y sin saber muy bien cuál sería el resultado final. La conclusión a la que llegué es que esta forma de diseñar un edificio es tan válida o más que hacer dibujos previos. De hecho, posteriormente me enteré que algunos arquitectos lo hacen así. El más famoso, Frank Gehry, que asegura no saber encender un ordenador».

«Abierto a nuevas técnicas»

Mariñelarena dedica otra parte de la exposición a la pintura y muestra trabajos realizados a partir de 2013, año en que protagonizó su última exposición en la casa de cultura. «Yo antes pensaba que lo importante en la pintura era tener un estilo reconocible, casi que no hiciera falta firmar el cuadro porque cualquiera lo identificaría con mi estilo pictórico. Sé que esto es algo que se valora como una virtud en el mundo del arte, pero a mí me da igual, luego cambié de opinión».

Lo importante para él es «evolucionar, estar abierto a nuevas técnicas y motivos para que la pintura nunca sea algo monótono o aburrido. Existen infinitas cosas para pintar e infinitas formas de pintar. Yo respeto al que se centra en un tipo de cuadro muy concreto toda la vida, pero yo prefiero experimentar para no repetirme». La exposición se mantendrá abierta hasta el próximo día 30.

 

Fotos

Vídeos