El 'San Juan sua' del Monterrey ha sido el mejor pintxo del concurso

Iburreta. Eugenio Pérez, Jordi Mancera y Rosa Palacios, con un 'Buscando a Nemo'. / M.F.
Iburreta. Eugenio Pérez, Jordi Mancera y Rosa Palacios, con un 'Buscando a Nemo'. / M.F.

El 'Buscando a Nemo ' del Iburreta ha ganado el premio al bocado más original

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

El 'San Juan sua' del Monterrey ha ganado el premio al mejor pintxo del concurso celebrado el fin de semana en once establecimientos hosteleros del municipio. El otro galardón, el que premia el bocado más original, se lo ha llevado el Iburreta con 'Buscando a Nemo'. Así lo ha decidido el jurado integrado por los cocineros Juanma Hurtado, Bixen Egiguren y Josu Landa; el alcalde Mikel Serrano, como presidente e Izaskun Larrañaga, como secretaria.

El 'San Juan sua' es «la representación de una barbacoa en miniatura», explica Verónica Camarón, propietaria del bar Monterrey. El mejor pintxo de la decimosexta edición del concurso lleva carne de ternera a la plancha con verduritas (vainas, champiñones y espárragos) sobre una viruta de regaliz en rama y va acompañado de panacota de espárragos trigueros con gel de lima y germinado de rosa china, con cristal de patata.

El ingrediente principal es la carne, que se ha presentado de una forma muy original «imitando los trozos de carbón de la barbacoa». Para conseguirlo «la hemos teñido con tinta natural de sepia o chipirón. Hay que teñir los trocitos de uno en uno y secar inmediatamente con un secador para que la carne no coja sabor a chipirón». Para conseguirlo «tuvimos que hacer previamente un montón de pruebas en casa».

Monterrey. Arantxa Estoinba, Verónica Camarón, Pili Añel y Unai Misiego, muestran su pintxo.
Monterrey. Arantxa Estoinba, Verónica Camarón, Pili Añel y Unai Misiego, muestran su pintxo.

El Monterrey ha participado en todas las ediciones del concurso de pintxos y ha obtenido premio en seis ocasiones. A la hora de elegir el bocado a presentar «intentamos sobre todo que sea algo que guste a la gente, que sea sabroso». Además, tienen en cuenta «la originalidad». Para ello no escatiman en tiempo. «El cristal de patata que hemos puesto tiene que estar cinco horas secándose en el horno. Hay que hacer un puré de patatas, amasarlo muy fino y meterlo al horno. Después se fríe para que quede brillante».

En el Monterrey no han dejado ningún detalle de lado. «Lo que parece sal es en realidad pan de gambas frito y triturado. El carbón no es carbón, la sal no es sal...», apunta Verónica.

Por su parte en el Iburreta han querido «arriesgar y ofrecer algo diferente» y lo han conseguido. 'Buscando a Nemo' llevaba «puré de aceitunas negras bajo una ensaladita de algas con sésamo y una anémona u ortiguilla de mar pasada por harina de pescado y frita», explica Jordi Mancera, cocinero del citado bar-restaurante. El pintxo se completa con «unas puntitas de mayonesa de erizo de mar y aire de cítricos a base de limón, pomelo y naranja».

La idea para este bocado la obtuvo el chef en «un viaje a Cádiz. Probamos las ortiguillas y nos gustaron. Es un sabor especial... Lo cierto es que ha habido gente que ha repetido el pintxo , pero también ha habido quien lo ha pedido y ni lo ha probado».

Hace cuatro años que el Iburreta está en manos de Eugenio Pérez. En este tiempo el establecimiento ha participado en todos los concursos de pintxos que se han celebrado en Zumarraga y ha sido premiado en tres de ellos. «La iniciativa es muy positiva. Además de por la competitividad, el certamen atrae al público, tiene su encanto».

El pasado fin de semana tanto en el Monterrey como en el Iburreta sirvieron en torno a 600 pintxos. Quien no los probó tiene oportunidad de hacerlo el próximo sábado, dia 23, de 12.00 a 14.00 horas.

 

Fotos

Vídeos