«Lo más importante es que mucha gente se animó a probar y disfrutó»

Prueba de orientación. Dos de los participantes junto a una de las balizas. / JESUS HERAS. ARGAZKIA ELKARTEA
Prueba de orientación. Dos de los participantes junto a una de las balizas. / JESUS HERAS. ARGAZKIA ELKARTEA

y Urretxu citó a 333 personas | Se recaudaron más de 2.500 euros destinados a la investigación de la esclerosis múltiple

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

La I Prueba de orientación urbana de Zumarraga y Urretxu celebrada el domingo citó a 333 personas. «Es un número muy bonito, una cifra muy elevada teniendo en cuenta que las pruebas oficiales no suelen superar los tres centenares de participantes», afirma Iñaki Casas, organizador del evento. «Lo más importante es que mucha gente se animó a probar y disfrutó. Muchos preguntaban cuáles van a ser las siguientes pruebas», añade.

Asimismo, cabe recordar el carácter solidario de la prueba. La recaudación íntegra de la inscripción se destinará a la investigación de la esclerosis múltiple. Lo mismo sucederá con los beneficios del puesto que instaló Asier de la Iglesia, zumarragarra afectado por la citada enfermedad, en el que vendió las conocidas pulseras con el lema 'No dejes que pase la tormenta, aprende a bailar bajo la lluvia', camisetas y vino. En total se entregarán más de 2.500 euros para la investigación de la EM.

Desde niños a octogenarios

La prueba de orientación congregó el domingo a participantes de todas las edades. «Hubo desde niños en carritos, incluso lactantes en mochilas, hasta octogenarios», indica Casas. No obstante, el grueso estuvo integrado por «familias con chavales». Además de los vecinos de Zumarraga y Urretxu hubo participantes de fuera. «Vino una persona de Aranda de Duero que está en la élite de este tipo de pruebas a nivel nacional; también otro muy famoso de Navarra que ha sido internacional en varias ocasiones. Además, participó gente de Madrid y Bizkaia entre otros lugares. Los ganadores fueron los hermanos Galarraga, Unax y Kimetz, que son de Donostia y pertenecen a nuestro club, el GOT. Tardaron 43 minutos en completar el recorrido de máxima dificultad, el de 5,9 kilómetros, con 25 balizas». No obstante, la mayoría de los participantes, más de 180, optaron por la categoría media, la que proponía 4,6 kilómetros con 22 balizas. La prueba también proponía una tercera categoría, la más sencilla, con 2,5 kilómetros y 12 balizas, en la que participaron «los padres y madres que llevaban carritos y la gente mayor».

El recorrido de las tres categorías era totalmente urbano y el itinerario libre entre los puntos de control, es decir, cada uno eligía el camino por el que acceder, lo mismo que el ritmo. Se podría realizar paseando, caminando ligero o corriendo. Cabe recordar que una prueba de orientación es similar al juego de la búsqueda del tesoro. Cada participante tiene un mapa en el que destacan unos puntos de control por los que deben pasar obligatoriamente. Los mismos cuentan con una baliza que certifica el paso.

Los límites del recorrido estuvieron en el Mundo Mejor, en Urretxu y en las zonas de Ugle y el hospital, en Zumarraga. Algunos de los puntos por los que había que pasar eran la estatua de Iparragirre o la casa torre Legazpi. Asimismo, había balizas que estaban en lugares menos conocidos. «A la gente le pareció curioso una que estaba bajando unas escaleras de acceso al río Urola junto a la chimenea del bidegorri».

«Para repetir»

Por su parte, Asier de la Iglesia está «muy contento» de cómo se desarrolló la prueba. «Yo no participé porque estuve en el puesto vendiendo para la misma causa, pero la gente se lo pasó muy bien. No es la típica competición en la que participa la misma gente, es una prueba en la que disfrutan tanto los niños hasta personas como mi madre. Todo salió muy bien, me quedo con una sensación muy buena, como para repetir», afirma.

 

Fotos

Vídeos