La fiesta de la cruz de Beloki se celebrará mañana finalmente en Antigua

Fiesta de Beloki. El año pasado también se celebró en Antigua debido al mal tiempo. /  IÑAKI
Fiesta de Beloki. El año pasado también se celebró en Antigua debido al mal tiempo. / IÑAKI

El acceso al entorno de la cruz está «impracticable para acceder con Land Rover», indican los organizadores

M. F. ZUMARRAGA.

La fiesta de la cruz de Beloki prevista para mañana en el citado monte se celebrará finalmente en Antigua. El acceso al entorno de la cruz está «impracticable para acceder en Land Rover. Hay grandes agujeros y es imposible llegar», indica Jose Roman Urkiola, miembro de Belokiko Lagunen Elkartea, sociedad organizadora de la fiesta.

Urkiola explica que «es necesario un medio de transporte para subir la infraestructura necesaria para celebrar la fiesta». El de la organización hace referencia a tablas para las mesas y otros enseres que se suben previamente con ayuda del Ayuntamiento. Asimismo, el día de la fiesta es necesario hacer llegar el hamaiketako. «Como actualmente no se puede acceder, hemos trasladado la fiesta a Antigua».

El programa se mantendrá según lo previsto. Los actos arrancarán a las 11.00 horas con una romería amenizada por trikitilaris. Media hora después, a las 11.30, se celebrará una misa en la ermita de Antigua que se dedicará especialmente a los fallecidos durante el año en Zumarraga. La misa será oficiada por el jesuita Javier Kortabarria. «Es superior en Javier. Estuvo aquí el día de Santa Isabel y como todos los años nos confirmó su asistencia», indicaron los responsables.

Una vez finalizada la eucaristía tendrá lugar el hamaiketako y se retomará la romería en el porche del centro de interpretación.

Los organizadores prepararán unos «ochocientos bocadillos» para los que emplearán «unos 30 kilos de chorizo y unas 70 tortillas de patata». Tampoco faltarán «cien botellas de vino». La cruz que actualmente se levanta en el monte Beloki data del año 1926, concretamente fue inaugurada el 2 de mayo de ese año. Fue construida con 750 kilos de hierro en los talleres del señor Idígoras, y supuso un coste de 1.500 pesetas, que fueron sufragadas por suscripción popular.

La cruz contaba con luz eléctrica, cuyo coste también corría a cargo de los zumarragarras. Anteriormente existió otra que fue partida por un rayo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos