«El atletismo me da vida»

Avelino Olea, en una de las pruebas del Campeonato Mundial. /
Avelino Olea, en una de las pruebas del Campeonato Mundial.

Avelino Olea ha participado a sus 73 años en el Campeonato mundial de veteranos | Se ha celebrado en la provincia de Málaga y ha tomado parte en las pruebas de cross, 10 km ruta y media maratón

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Avelino Olea de la Iglesia ha participado en el Campeonato mundial de atletismo que se ha celebrado en la provincia de Málaga del 3 al 16 de septiembre. A sus 73 años, el zumarragarra ha tomado parte en la prueba de cross de 6 km (34'04''); en la de 10 km ruta (57'28'') y en la media maratón (2h12'59''). Aunque no ha conseguido medalla sí se ha traido tres diplomas que acreditan que ha finalizado las pruebas dentro de tiempo. «Estoy muy contento, ha sido una gran experiencia y muy satisfactoria en todos los sentidos. He terminado las pruebas muy bien y sin ningún tipo de lesión. He venido muy ilusionado», afirma. «Entre las tres pruebas he completado 37 km, el que más de los que estábamos en la categoría M70».

El atleta ha acudido al campeonato «animado por algunos compañeros, entre ellos mi gran amigo Juan Mari Aldanondo y los del club Goierri Garaia atletismo taldea al que pertenezco». Este ha sido su debut en un campeonato mundial. «Ha sido la primera vez y he acudido con el equipo de España M70 que, de hecho, ha quedado campeón tanto en cross como en media maratón, dos de las pruebas en las que he participado».

La participación en este campeonato era libre, no había clasificación previa. «Para el que sí exigen tiempos de registro es para el Campeonato de España, que es uno de mis objetivos», indica Olea. De lo que sí puede presumir el atleta es de su título de campeón de Euskadi M70 en 5.000 metros pista, que consiguió el pasado mes de junio en Durango.

El zumarragarra comenzó a correr «a los sesenta años, cuando me jubilé». Olea trabajó en Patricio Echeverria «primero en Legazpi y después en Azkoitia, ya como Sidenor. Cuando me jubilé dije: Avelino, a esto hay que darle caña». Y así lo hizo. Empezó a ir al monte y a correr. «Me pegaba palizas y veía que aguantaba. Me encontraba bien físicamente y con fondo». De hecho, continúa igual. «Me he hecho el reconocimiento médico deportivo y tengo todo bien».

Olea empezó a entrenar por su cuenta. «Iba al monte, era lo que más me gustaba. Santa Bárbara, siete puntas, Meaka, Gorla, Elosua, Azkoitia y vuelta por el bidegorri... Ese trazado lo he hecho muchas veces y el de Izazpi-Aginaga, también». Al cabo de un par de años comenzó a particpar en distintas carreras. «La primera fue la prueba popular Villa de Zumarraga y fue la que peor terminé. Llegué muy fatigado porque todavía no sabía correr. No solo se corre con las piernas, los más importante es la cabeza. Hay que saber dosificar», explica.

Desde entonces, Olea participa «en un montón de carreras, en todas las de Gipuzkoa... Yo, si hay carrera, compito. Hay semanas que participo en dos pruebas. El año pasado participé en dos San Silvestres el mismo día, en la de Beasain y en la de Zumarraga. El año anterior, en tres, y terminé las tres».

Apuntado a la Behobia

Una de sus pruebas favoritas es «la Behobia. Este año ya estoy apuntado. He participado en cuatro o cinco ediciones y he acabado todas con bastante buenos tiempos. En ninguna he llegado a las dos horas, excepto en la última, que necesité dos horas y ocho minutos porque no estaba tan preparado. No llegué cansado, pero las piernas no me respondían».

Actualmente, además de poder clasificarse para participar en los campeonatos de España, tiene en mente participar en el Campeonato de Europa que se celebrará en septiembre de 2019 en Venecia. «Estoy animado para ir», dice.

Si Avelino es aficionado al atletismo, al montañismo no lo es menos. «Soy federado de montaña y suelo participar en las salidas que organizan Ostadar y Goierri». «Este año he participado en la carrera Ezkio-Izazpi por primera vez y como era el mayor de todos los participantes me dieron un trofeo. Me lo entregó Aritz Egea y me hizo una ilusión enorme», dice. Avelino Olea no participará esta semana en ningún tipo de carrera, pero para la siguiente tiene una cita con la Josetxo Imaz, de Ordizia. «A mí el atletismo me da vida, alegría y salud», afirma.

 

Fotos

Vídeos