Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

«Con las 'amanitas' hay que andar con mucho ojo y comerlas con precaución»

Exposición. José Antonio Quevedo junto a algunas de las fotografías que muestra en la casa de cultura Zelai Arizti. / M.F.
Exposición. José Antonio Quevedo junto a algunas de las fotografías que muestra en la casa de cultura Zelai Arizti. / M.F.

El zumarragarra José Antonio Quevedo inauguró ayer la exposición de fotografía 'Las setas del entorno' en la casa de cultura Zelai Arizti

MARISOL FERNÁNDEZ

«Con las 'amanitas' hay que andar con mucho ojo y comerlas con precaución», afirma José Antonio Quevedo. «La 'amanita phalloides' es de lo más tóxica, puede provocar la muerte ingiriendo muy poca cantidad, con un ejemplar es suficiente. Además, hace efecto a los días de haberla comido, cuando ya no hay remedio. La 'amanita pantherina' también es tóxica, pero no tanto como la 'phalloides'. Tiene cierto parecido con la 'amanita excelsa', que sí que es comestible. Quien no las conozca bien las puede confundir», continúa.