Visita a San Martín de Tours y casco antiguo

Arte. S. Martín de Tours se yergue hermoso con un interior donde reinan la piedra y la madera. / AGUADO
Arte. S. Martín de Tours se yergue hermoso con un interior donde reinan la piedra y la madera. / AGUADO

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Con la llegada del periodo estival se intensificarán en las comarca las visitas guiadas mostrando los tesoros escondidos con que contamos en Urretxu, Zumarraga, Legazpi y Ezkio Itsaso.

Según comunicado de la Oficina de Turismo, durante el mes de julio, los distintos lugares de interés patrimonial artístico, cultural y de ocio de la comarca atienden visitas guiadas en cada uno de sus lugares. Visitas guiadas que no necesitan efectuar cita previa, salvo en los casos en que se especifique por número máximo aceptado.

La Comarca va adquiriendo experiencia y sumando esfuerzos para atender a una demanda que progresivamente va en aumento y que tiene mucho espacio para crecer.

Recordaremos que este mes, los días 6, 7 y 8 de julio van a tener lugar tres ofertas culturales traducidas en visita guiada. El día 6 de julio Juan Bautista Mendizabal será el guía para la parroquia de San Martín de Tours y el casco histórico monumental del que hoy nos ocupamos en detalle. Será una visita gratuita.

El día 7, en Ezkio, paseo en el jardín aromático y huerta de un caserío del siglo XVI. Degustación de queso y sidra. Precio de 2 euros.

El día 8, domingo, el centro de interés se transladará a Legazpi donde se mostrará la tradición del Hierro con la puesta en marcha de la Ferrería de Mirandaola, puediendo experimentar las sensaciones del modo en que vivían y trabajaban los ferrones, Además se ofrecerá degustación de un excelente pintxo con un precio de 7 euros

Para más información y reservas llamar a la Oficina de Turismo Antio- La Antigua: 943 722042.

Las actividades de Ezkio y de Legazpi serán de pago, a las doce del mediodía y la de Urretxu será gratuita y comenzará a las 18.15 horas.

La parroquia

Como hemos indicado, la hora de la visita será a las 18.30 horas y será gratuita. Las personas que deseen disfrutar de la visita y descubrir en ella la historia y pormenores sobre el edificio y nuestra villa deben tener en cuenta que el punto de encuentro será en la puerta de la iglesia y la duración aproximada de la visita es de una hora y quince minutos.

La Iglesia de San Martín de Tours es una joya arquitectónica, la más representativa dentro de las iglesias vascas de madera del siglo XVI y XVII. Es cuando el viejo arte europeo de construir edificios de madera alcanzó singular calidad artística. Las estructuras son de madera de roble de estilo gótico y renacentista, e imitan modelos de los grandes templos castellanos de piedra y de los Países Bajos. De origen medieval, su peculiar fisonomía la adquiere en el s. XVI. La construcción de la actual torre tiene lugar en el s. XVIII, entre 1720 y 1726 por Lázaro de Lenizera; el derribo del ábside en el lado de la actual calle Iparragirre se realizó en l861, para dejar paso a la carretera que venía de Azkoitia. Este detalle tiene mucho que ver con el interés de contar con el paso de viajeros, que convirtió la calle Iparragirre o calle de abajo en un lugar de intensa actividad comercial. Establecimientos con unas características marcadas por las vetustas construcciones con un escaso esparate y un gran interior que servía para atender y almacenar los productos. Lamentablemente solo resta un pequeño ejemplo a la altura de la misma parroquia. Bueno sería que se pudiera salvaguardar como testimonio del comercio en siglos pasados.

Siguiendo con el templo, sus portadas son góticas, del s. XV. Las bóvedas fueron realizadas por Juan de Veisagasti en el año de 1570, según trazas del escultor urretxuarra Juan de Lizarazu. El retablo central contiene la imagen de Cristo Crucificado del s.XVI, San Juan y la Virgen realizadas en el año 1600 por el escultor urretxuara Domingo de Mendiaraz; Imagen de San Martín de Tours del s. XVI e imagen de Santa Anastasia realizada en la actualidad por el escultor burgalés Florentino Lomillo; resto de imágenes de santos de comienzos del s. XVI. El retablo de Santa Catalina fue realizado por Juan de Araoz en 1574. La imagen central es obra del escultor urretxuarra Juan de Lizarazu. El retablo de Ntra. Señora fue realizado en 1582, por Domingo de Mendiaraz. El grupo de La Piedad es una obra de comienzos del s. XVI muy bellamente estofada. Las imágenes de Santa Lucía y Santa Águeda fueron realizadas por Domingo de Mendiaraz en el año 1580 y Santiago y San Bartolomé a comienzos del s. XVI. El arco de entrada a la antigua capilla de las ánimas es del año 1669. En este arco se ubican las imágenes de San Antonio, San Ignacio de Loyola y San Fco. De Asís; así como cuatro bustos relicarios realizados por Domingo de Mendiaraz en el año 1611.

El altar de madera alberga en su interior la urna de metal blanco, que contiene las reliquias de Santa Anastasia que están en esta parroquia desde el año 1674 y que llegaron merced al Cardenal Necolalde, natural de la Villa Real de Urrechua, Tra la guerra civil de 1936, se seguían viendo de pie los muros de su palacio, donde hoy da nombre a una calle. Santa Anastasia fué una joven mártir de Játiva, Valencia, desde donde se trajeron sus reliquias y que poco a poco fueron ganado en devoción, eclipsando al patrón San Martín y las fiestas patronales de la villa se celebran al abrigo de la festividad de la Santa. La pila bautismal es de mármol de comienzos del s. XIX y en el suelo la lápida recuerda los antepasados difuntos con una inscripción que evoca la fe en la resurrección. En los sesenta se procedió a levantar el suelo, restaurando el edificio recuperándosen infinidad de cuerpos, dado que la costumbre de antaño era la de enterrar en la misma parroquia a muchas personas merced a su notoriedad y/o aportación económica a la iglesia.

El coro y bajo coro de madera, permanecen como testigos de las primitivas formas constructivas del templo que fue restaurado por última vez en los años 1984 y 85 bajo los auspicios del Gobierno Vasco y la Parroquia de San Martín de Tours. Un estilo rústico que, según el gusto de la época, deja la piedra al desnudo combinando con la madera aportando sobriedad y sencillez, lejos de quel criterio del pasado de cubrir, encalar y por supuesto pintar y decorar muros y paredes. Esta limpieza dejó a la vista la técnica artesanal empleada con techos abobedados, columnas de madera, que le convierten en un exponente extraordinario y casi único en el territorio.

Personajes históricos

En el interior permanece como testigo de la historia de la Guerra de la Indepencia Napoleónica, el mausoleo de Artzaia, nombre popular de uno de los hérores que se convirtió en el azote de las tropas de José Bonaparte y que tras su muerte, acaecida en Vitoria, fue trásladado a la villa que le vio nacer por expreso deseo de las Juntas Forales que corrieron con los gastos, riendiéndole de esta manera el mérito que se granjeó en vida.

El templo de San Martín será el de mayor contenido pero el casco antiguo no tienen desperdicio y complementará la visita: palacio Corral e Ipeñarrieta (hoy ayuntamiento), Casas solares a lo largo de la calle Iparragirre, lugar de nacimiento del bardo Iparragirre a casi 200 años del acontecimiento, Calle de arriba y su carcaba, Estatua de Iparragirre...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos