Reivindicación multitudinaria que no cesa en la comarca

Plaza Arezaga Kalebarren. El fin de semana la cita será en Donostia. / AGUADO
Plaza Arezaga Kalebarren. El fin de semana la cita será en Donostia. / AGUADO

FJAG URRETXU.

La plaza Areizaga Kalebarren de Urretxu fue ayer nuevamente el punto de encuentro de los jubilados y jubiladas, así como de más personas que cada vez se van sumando y solidarizándose con las reivindicaciones que fueron expresadas por la mañana. Para que las personas mayores y pensionistas tengan una vejez digna, los allí reunidos exigieron el cumplimiento de los siguienets puntos.

La defensa del sistema público de pensiones de la Seguridad Social; una pensión pública digna mínima de 1080 euros tal como recomienda la Carta Social Europea; una subida permanente en relación a la carestía de la vida (IPC) garantizada por Ley.

También, la derogación de las reformas de pensiones y laborales que impiden una pensión digna; salario mínimo interprofesional de 1200 euros; derogación inmediata del Factor de Sostenibilidad; no a la brecha de género; no a la penalización de las jubilaciones anticipadas; y, por último, rechazo a las políticas que llevan a desvirtuar el sistema público de pensiones y dejarlo en mero asistencialismo.

«Hoy -afirmaron desde el colectivo- reclamamos una cobertura de las necesidades de atención a la Dependencia, incluida la asistencia socio-sanitaria. Reclamamos que dichas coberturas sean de carácter público para que dicho trabajo no recaiga sobre las familias y especialmente en las mujeres. No aceptamos sus disculpas y pretextos, el Estado español gasta en pensiones 4 puntos menos que el PIB de los países de nuestro entorno. Eso significa 46.000 millones de euros al año. El problema es que dicha riqueza está mal distribuida, de forma que la brecha entre ricos y pobres crece sin límites. Hay dinero para rescatar a la banca, para invertir en obras públicas faraónicas en las cuales a menudo se despilfarra el dinero y no se respeta la naturaleza... Sabemos que existe la evasión fiscal, los paraísos fiscales, y que las grandes compañías pagan muy poco en impuestos, menos que la mayoría de la ciudadanía, y que incluso se ha reducido significativamente su aportación durante la crisis». Las concentraciones seguirán celebrándose en Urretxu.

 

Fotos

Vídeos