El Pleno municipal aprobó el Plan General de Ordenación Urbana

Pleno. Una de las sesiones claves para definir lo que será Urretxu en los próximos años. / AGUADO
Pleno. Una de las sesiones claves para definir lo que será Urretxu en los próximos años. / AGUADO

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

El pleno del Ayuntamiento de Urretxu, en sesión extraordinaria celebrada el pasado lunes 13 de mayo, aprobó inicialmente el Plan General de Ordenación Urbana del municipio con ocho votos a favor (5 EAJ-PNV, 2 PSE-EE y 1 Irabazi) y la abstención de los 5 concejales de EH Bildu. Tras la intervención de los portavoces de cada grupo político todo hace pensar que el consenso es unánime y en esa dirección se manifestaron, aunque EH Bildu asintió absteniéndose.

El concejal de Urbanismo, Igor Zubillaga, expuso las razones por las que el Ayuntamiento tomó la decisión de proceder a redactar un nuevo Plan General y dejar sin efecto las Normas Subsidiarias aprobadas definitivamente en 2012: problemas de seguridad jurídica que afectaban a algunas de las fichas urbanísticas de las citadas normas; los innumerables problemas que se suscitaban a la hora del otorgamiento de licencias, como en el caso de la licencia de obra para la reforma de la Ikastola, que, para poder ser otorgada, tuvo que llevarse a cabo una modificación de Normas Subsidiarias que afectó a tres fichas urbanísticas de dicho entorno; Y por último, la necesidad de tener que llevar a cabo la modificación de normas referida al hotel para no tener que expropiar el mismo, situación que habría vuelto a suponer un grave problema financiero para el Ayuntamiento, después de haber ganado el pleito por el que le pedían cuatro millones de euros.

El concejal manifestó que «desde el inicio el equipo de gobierno planteó que el Plan General no debía partir de cero, ya que Urretxu no podía permitirse permanecer sin planeamiento municipal durante los 5 años como ya ocurrió anteriormente, y que habían partido de un diagnóstico técnico realizado por el arquitecto municipal para solventar los problemas de seguridad jurídica detectados en las fichas urbanísticas, así como de los problemas que surgían diariamente de la interpretación de la normativa general de las Normas Subsidiarias (problemas para la ampliación de las explotaciones agrarias, imposibilidad de autorizar usos de garajes si no se contaba al menos con 10 plazas de estacionamiento, etc).

Cuatro años de labor

Zubillaga también expuso que el Plan General aprobado inicialmente por el Pleno el pasado lunes había requerido de una primera fase de trabajo técnico y político que se inició allá por 2016 y que se extendió hasta 2017, periodo en el que los grupos políticos realizaron sus respectivas aportaciones para solventar los problemas detectados por el arquitecto municipal en las diferentes fichas urbanísticas de las Normas Subsidiarias del año 2012, aportaciones que según comentó el concejal habían sido tomadas en consideración por el equipo redactor del Plan General a la hora de redactar el documento que se presentaba para su aprobación inicial.

El concejal de urbanismo aprovechó para llevar a cabo un resumen de los trámites que se han debido seguir hasta que el Ayuntamiento ha podido disponer del documento del PGOU que se presentaba para su aprobación inicial. Una vez expuestos los antecedentes y los trámites seguidos hasta poder disponer del documento que se presentaba para la aprobación inicial, expuso el contenido del Plan General de Ordenación Urbana, manifestando que el mismo contaba con la totalidad de los documentos exigidos por la Ley: 1) La memoria, que incluye: la Evaluación Ambiental Estratégica, la perspectiva de género, la evaluación de la afección agraria, los impactos tanto lingüísticos como acústicos, etc; 2) Las Normas Urbanísticas Generales y Particulares, así como el Catálogo; 3) El estudio económico y el de sostenibilidad económica, etc; 4) Los Planos; y para finalizar 5) El resumen ejecutivo.

Pilares para una década

El concejal igualmente expuso las propuestas que el Plan General realiza, manifestando que las mismas coincidían con los criterios y objetivos marcados por el Avance: regularizar la situación urbanística preexistente y que ofrezca un proyecto de futuro para Urretxu sustituyendo las Normas Sub sidiarias vigentes. Evitar la ocupación de nuevos suelos, transformando algunos preexistentes. Procurar revitalizar los usos en desuso (Irimo, Kaminpe, etc). Precisar la oferta residencial. Modelo urbano dirigido a la movilidad sostenible. Tras ello procedió a desgranar las propuestas que el PGOU realiza en las distintas materias que el mismo regula: en materia residencial: pretende dar respuesta a un eventual incremento de la población en el horizonte temporal de 8 años. Plantea la rehabilitación, renovación y la regeneración urbanas, estableciendo normas urbanísticas singulares para lograr dicho fin. Prevé 327 posibles nuevas viviendas adicionales (79 Gurutze Auzoa; 65 Altamira-Sta. Bárbara; 76 Gainzabal; 20 Ipeñarrieta 28-30; 32 en Camineros, etc).

Actividades económicas

Se consolida la actividad comercial y terciaria del área urbana, proponiendo en los nuevos desarrollos 1.500 m² más (Altamira-Sta. Bárbara, Rodríguez, Camineros, etc).

Se consolidan los suelos con destino a actividades económicas (Matxinporta, Sagastitxipi y Mugitegi). Confirma el destino industrial de Hego Ipeñarrieta (Irimo, Sarralde, Bengolea, etc) y Kaminpe. Y mantiene el suelo industrial en Gerra. Por tanto, el suelo para actividades económicas se cifra casi en 75.000 metros cuadrados de los cuales 58.000 serán edificables.

El Sistema General de Espacios Libres, Equipamientos: el mínimo legal establece 40.270 m² y el PGOU propone destinar a dicho fin 109.690 metros cuadrados, además de ordenarse espacios libres locales en las distintas actuaciones previstas.

En cuanto a los equipamientos, el PGOU consolida las dotaciones existentes: la piscina, la Casa de las Mujeres, los alojamientos dotacionales para jóvenes y mayores, Aspace, etc), proponien do la obtención de nuevas parcelas en Gerra, Altamira-Sta. Bárbara, Hotela y en Aparicio.

El Plan propiciará la obtención, con la ejecución de los nuevos desarrollos en Elguea y Camineros, de locales en planta baja y el mismo edificio de la casa de Camineros para distintos usos futuros. Además, el PGOU consolida el Liceo, destinándose a uso docente, descartándose el uso residencial (aproximadamente 102 viviendas) que se le atribuía en las Normas Subsidiarias aprobadas en la anterior legislatura.

Movilidad y accesibilidad

Se reordena el enlace Sur, Zona Aparicio, proponiéndose una nueva rotonda para evitar tráficos de paso por el área urbana. Además se proponen, sin carácter normativo, sentidos únicos de circulación en algunas calles, ampliándose los espacios destinados a los peatones. El PGOU también prevé la implantación de ascensores públicos para conectar los barrios altos (Gainzabal-Pagoeta y Altamira-Sta. Bárbara), a implantar con los desarrollos previstos.

El plan también plantea garajes con mayor capacidad en algunos ámbitos residenciales (Urzelai y Nekolalde) con destino a residentes, así como en Camineros y Sta. Bárbara con destino a residentes como a rotación, previéndose igualmente la conexión viaria entre Gainzabal y Pagoeta, dando continuidad al fondo de saco de Lilibaso.

Medio Rural

Se propone favorecer su desarrollo, salvaguardando sus valores natura lísticos. Se consolidan suelos de alto valor estratégico agrario, ampliando los mismos. Se propone una superficie de suelo no urbanizable superior al de las NN.SS de 2012 (+ 90% del municipio). Nuevas normas urbanísticas generales que regulan el régimen del suelo no urbanizable, solucionando los problemas que generaban las vigentes: posibilidad de establecer el uso terciario en edificios existentes, dos viviendas en caseríos, etc).

Se cumplen los requisitos

Zubillaga expuso que las propuestas del PGOU se consideran viables en cuanto a su ejecución, como en lo que respecta a la cuestión económica, ya que se mantiene el equilibrio entre los beneficios y las cargas.

También comentó que la aprobación inicial traería consigo la suspensión de licencias, al menos durante dos años, en los ámbitos en las que las nuevas determinaciones supusieran la modificación del régimen urbanístico en vigor, mencionando igualmente que los interesados, dentro del periodo de información pública, que se extenderá durante cuarenta y cinco días desde que se publique en el BOG podrán presentar las alegaciones que estimen pertinentes, alegaciones que serán consideradas para ser debidamente contestadas por el equipo redactor.

Agradecimiento

El concejal finalizó su intervención agradeciendo el trabajo realizado durante toda la legislatura tanto por parte de los técnicos municipales como por los grupos políticos, trabajo que suponía contar con un proyecto de PGOU con un alto grado de consenso, aunque restase aún por acordar el contenido de la ficha de Gainzuri-Convento, para lo que emplazaba a los agentes implicados a seguir trabajando en la misma línea. También se reconoció el talante y la disposición de todos los patidos de la localidad.