«Hemos nacido en la comarca y apostamos por quedarnos en ella»

Aspecto. Fotomontaje que da una idea de cómo quedará el edificio una vez terminado. / TM TELLERIA
Aspecto. Fotomontaje que da una idea de cómo quedará el edificio una vez terminado. / TM TELLERIA

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Desde que el año pasado diéramos noticia de la publicación en el Boletín Oficial de Gipuzkoa, en su número 141, de 23 de julio, de la propuesta de convenio de ordenación urbanística alcanzado entre el Ayuntamiento de Urretxu y la empresa Talleres Mecánicos Telleria, S.A., por el que por vez primera se producía un paso alentador en la recuperación de la industria en Urretxu, ha transcurrido casi un año en el que se han ido poniendo las bases para que todo llegue a ser una realidad que ilusiona y mueve un sector que en nuestra localidad parecía condenado, tras la cascada de desaparición de empresas en los últimos años.

La firma del convenio comprometió a la empresa Talleres Mecánicos Tellería a adquirir la parcela de Irimo, lo que no resultó fácil, debido al carácter mastodóntico de su último propietario, Solvia (sociedad inmobiliaria del Banco Sabadell).

El 20 de diciembre se produjo la firma de la compraventa ante notario, y en enero la empresa TM Tellería comenzó a abordar el primer reto como era el de la descontaminación que ha de correr a su cargo. El Ayuntamiento, por su parte, teniendo en cuenta la experiencia que ha adquirido estos últimos años en los distintos trabajos de descontaminación desarrollados en Sarralde, se comprometió a facilitar su ayuda y contactos en la administración ambiental.

De hecho, finalmente TM Telleria ha puesto los temas medioambientales de Irimo en manos de la misma empresa especializada que viene trabajando en el ámbito de Sarralde, quien se puso manos a la obra realizando los correspondientes trabajos, cuya aprobación definitiva está en manos del Departamento De Medio Ambiente del Gobierno Vasco. Por el momento, se ha realizado un inventario de residuos e informe de ruina durante los meses de enero y febrero habiendo sido presentado ante Gobierno Vasco a fecha 1 de marzo. TM Tellería cuenta, además, desde principios de mayo con la autorización municipal para derribar los pabellones edificados en la parcela.

Propuestas de diseño

En paralelo a las cuestiones medioambientales, TM Tellería encargó a varias ingenierías la realización de diferentes propuestas de diseño para la ejecución de los nuevos talleres así como de sus instalaciones de servicios, de la urbanización de área, etc., habiendo seleccionado finalmente a una de ellas, Imara Ingenieritza, de Azpeitia.

José Luis Romero, gerente de la empresa, explicaba que «desde el inicio, el proceso ha sido un tanto complejo: retrasos para escriturar el acuerdo con Solvia, los okupas, el análisis de los residuos con la presencia de materiales que contienen amianto, lo cual ha requerido un estudio e informe por separado... Pero paso a paso, vamos avanzando. Así, el pasado 11 de abril se presentó a Osalan un Plan Específico de Desamiantado y el pasado lunes 13 de mayo recibimos la autorización para arrancar con algunas labores de limpieza, al contar con el visto bueno tanto de Medio Ambiente como de Osalan».

Romero explicaba que «el 13 de mayo pudimos por fin sacar la primera bolsa de basura después de tanto tiempo. Y es que hemos querido hacer las cosas bien, sin cometer barbaridades, siguiendo los pasos que marca la administración y con una limpieza y saneamiento selectivos».

Romero declaraba que «a medida que la administración vaya respondiendo a todos los requisitos que se deben cumplir, se irán dando los pasos necesarios para concluir con el derribo, circunstancia que está previsto que ocurra antes de acabar el presente año 2019». «Tras el derribo, afirma, es necesario obtener la declaración de calidad de suelo con la que esperamos poder contar para finales de 2020. Y la construcción de la nueva nave podría comenzar, a partir de la cota 0, una vez que se apruebe definitivamente el Plan General de Ordenación Urbana de Urretxu». El proceso debería está finalizado y la nueva planta a pleno rendimiento a finales del 2023.

Para la empresa Tellería se trata de una decisión muy importante de cara a apostar por el futuro. Esta inversión se estima que rondará los ocho millones de euros. La empresa se mueve en la actualidad en facturaciones anuales de un importe de 6 millones de euros.

Inicios en 1976

Para entender el estado de las cosas, nos remontaremos al inicio de la empresa con los hermanos Nicolás y Lorenzo, emprendedores que arrancaron en Brinkola allá por el año 1976. Diez años después, TM Telleria SA se instala en la primera fase del polígono industrial Argixao, donde a medida que pasan los años va haciéndose con otros pabellones cercanos, dentro del mismo polígono, que responden a sus necesidades de producción.

El cierre de la Fundición de Sarralde, para la que realizaban distintos trabajos de mecanizado, fue un problema, pero también una oportunidad, pues permitió dar un paso adelante, tanto en producto como en clientes, y TM Telleria empezó a trabajar en componentes para centrales hidroeléctricas con las diferentes ingerierías especializadas del sector.

Romero explica que «a lo largo de los últimos 14 años nos hemos especializado y actualmente el 80% de nuestra actividad se centra en clientes del sector energético, con un nivel de exportación del 70%. Es un mercado muy exigente tanto en calidad de producto como plazos y gestión, de hecho una de las causas de esta operación de cambio de ubicación se debe a la necesidad de disponer de espacio uniforme y suficiente (ahora son 3500 m2, luego 6.000 m2), a la medida de nuestras necesidades, con nueva distribución de las máquinas, con visión de presente y futuro superando el tamaño crítico que optimiza la producción y ofrezca a los clientes la confianza y garantías mostrándonos más atractivos si cabe».

Además Romero señaló que otra de las necesidades que tendrán respuesta en las nuevas instalaciones es disponer de un suelo adecuado para que se pueda producir con mayor calidad, al poder amarrar bien las máquinas al suelo y eliminar así vibraciones que afectan a la precisión y acabado de los componentes.

Para finalizar,el gerente de Talleres Mecanizados Tellería, apuntó que «hemos nacido en la comarca y apostado por quedarnos en ella. Es uno de nuestros compromisos. El fuerte nivel de inversión lo garantiza».